Comprando trapitos

miércoles, 13 de junio de 2012

Llevo tiempo con ganas de escribir sobre las compras de material, lo que ha evolucionado en pocos años y lo que queda. La excusa me la dio recientemente la apertura de tiendas por internet oficiales y en castellano, de las propias marcas, de The North Face y Salomon, que se unía a la que Raidlight había abierto un año antes y que en Francia funcionaba desde su creación como empresa (1999). Desconozco si ha habido alguna reacción interna en el sector o se ha dejado pasar, y aquellas marcas, que tontas no son, le han dado poca publicidad para que no se cabreen las tiendas. Porque al fin y al cabo todo gira/ha girado en torno al modelo clásico de marca > distribuidor > tienda > cliente final. Hasta que llegó internet.

Compra digital (con el dedo, se entiende)

Internet ha supuesto un cambio radical en la historia de la humanidad, acceso, comunicación, información, cultura... (y porno, sí, que veiais que no lo nombraba), un mundo de posibilidades desconocido hace apenas 30 años. Le ha dado la vuelta a todo, literalmente a todo, y en lo que compete a esta entrada, también a las compras. Otros sectores nos llevan años de ventajas, pero el running y el trail running tienen sus espacios de compra, desde los megaWiggle con increíbles ofertas y novedades meses antes de tener los productos las tiendas españolas, a las webs más modestas pero que hacen su función. Barrabés fue pionera mundial al lanzar la venta por internet, y así les va, fueron hasta boicoteados por The North Face USA ante las presiones de las tiendas americanas (vendían tanto en Estados Unidos que se quejaron y presionaron a la marca) lo que abrió heridas que ya están más que cerradas (tiendas TNF en varios puntos gestionadas por los oscenses). El caso de Barrabés es también peculiar porque partieron de una tienda física y venta por catálogo para ampliar clientela y acabaron siendo un monstruo de internet con innumerables servicios y una de las webs de referencia en español. Barrabés es dios. El ejemplo de Barrabés lo han seguido otras muchas tiendas, antes o después casi todas tienen web, muchas con venta, pero claro, es un desembolso económico y requiere bastante atención y seguimiento al minuto, algo que no todo el mundo puede o quiere.

Otra vía de compra es el clásico eBay, clientes individuales pero también tiendas virtuales que ofrecen productos a buenos precios... o productos que no puedes encontrar casi en ningún sitio. La confianza va ganando terreno, y aunque todos somos escépticos a la hora de soltar pasta, hay mecanismos de queja y hay un seguro detrás que cubre los piratas que en todos lados hay.

Otra posibilidad es la más reciente de los clubes privados de venta tipo Privalia o Vente Privee, auténtico coco y problema entre distribuidores, marcas y tiendas. Porque hay marcas que liquidan stocks por webs de este tipo y a las tiendas las revientas: business is business dirán las marcas. Pero eso se lo dices a los distribuidores que tienen que escuchar las quejas de las tiendas. Se han hecho incluso plataformas para boicotear algunas marcas por el trato que reciben de éstas por "escándalos" a precios de derribo. Para liarla más, hay incluso webs de venta especializada en deporte, como Triavip.

Otras webs proponen compras conjuntas, porque no me negaréis que es lo mismo ir a un concesionario diciendo que te vas a comprar un coche o que vas a comprar siete. A apretar se ha dicho.

Más opciones: la reciente de Racing The Planet, un organizador con pasta que hartos de contestar mails y reenviarlos a tiendas, marcas y webs que no les daban ni las gracias, decidieron montar la suya propia con gran variedad y productos específicos para las carreras que organizan. La ventaja para el corredor íbero es que, aparte de que esté traducida al castellano mayoritariamente, accedes a productos que de otra manera sería casi imposible acceder, marcas "raras" y productos muy concretos que no son fáciles de conseguir en el mercado sotacaballoyrey en el que nos solemos mover.


Internet es imparable y algunas marcas han tardado en reaccionar, pero comprar en tienda oficial parece que ofrece una garantía adicional, aparte de contar con toda la gama, con lo que muchas tiendas se quejan de una competencia desleal. Cada marca las defenderá de una manera, pero el hecho es que es una tendencia imparable. Como ejemplo, la de Raidlight tiene la ventaja de que siempre ha ofrecido productos de otras marcas (no competencia con los propios) con lo que la oferta es amplísima. Algunos comentarios le llegaron a quien esto escribe por mor de estar relacionado con Raidlight cuando la web se abrió, algunas tiendas amenazaron con cancelar pedidos, pero la versión de la marca era perfecta: llegamos donde no llega nadie, donde no hay tiendas, donde no hay variedad, donde no hay oferta, donde hay gente sin tiempo a ir a comprar a tiendas normales y ofrecemos la gama que el distribuidor no compra. No sé qué habrán opinado las tiendas que vendan TNF y Salomon porque no es el mismo caso, pero seguro que mucha gracia no les ha hecho que las marcas ofrezcan sus productos en webs oficiales en español.

Decartón


Pero si hay un coco ese es Decathlon. Hay quien pensó que sería pasajero o que a él no le iban a tocar ni afectar, "eran cosa de Madrid y Barcelona". Ahora Decathlon tiene más de 80 tiendas en España, somos su segundo mercado, y no hay prácticamente localidad que no tenga a menos de 80km un Decathlon. Si es indudable el éxito cuando los visitas (la gente va a pasar la tarde del sábado y que los niños puedan correr y jugar con libertad), aún más es ver la cantidad de bicis Rockrider o ropa Quechua cuando el Decathlon más cercano está a una hora de coche: cuando la gente prefiere desplazarse una hora antes que comprar en la tienda de deportes o de bici de su pueblo o ciudad, las tiendas de toda la vida tienen un problema, muy serio. Hay material para correr decente, pero creo que a los que somos más frikis del mundillo no nos llega o sirve, y no solo por funcionalidad. El día que inviertan en producto de más calidad (a otros precios posiblemente) alguno temblará.

Tiendas físicas

Las de toda la vida. Ahora hay que ponerle el apellido 'físico' para distinguirlas de las otras. Las tiendas de deportes de toda la vida necesitaron reciclarse con la llegada del gigante francés. Muchas desaparecieron en esta conversión. Las soluciones eran varias: especializarse, agruparse en cadenas de tiendas u ofrecer otros servicios adicionales. La especialización es algo no al alcance de todos y para algunos ha supuesto una solución parcial. En nuestro caso, una vez hechas las tiendas de atletismo sin nada de otro deporte, aparecen nichos, como el del trail, que requieren de un material diferente. ¿Si es por montaña no deberían cubrirlo las tiendas de montaña? ¿Pero si sigue siendo correr no debería estar este material en tiendas de correr? Ambos tipos de tiendas coparon esa parcela inexplorada y que ofrecía cada vez mejores dividendos. Pero cuando el nicho crece se convierte en un segmento de mercado con entidad propia, y en eso nacieron las primeras tiendas de trail running, especializadas solo en nuestro deporte: mochilas, zapatillas, riñoneas, bastones, polainas... ¿Pero antes los "ataques" de las marcas arriba mencionadas, qué pueden hacer? ¿Más especialización aún? Hay proyectada (desconozco si ya inaugurada) una tienda en Barcelona de deportes de montaña solo para mujeres. ¿Demasiada especialización, se han pasado de frenada?

Las cadenas de tiendas no han parecido ser la mejor opción dado que han ido de frente a por Decathlon, y hoy por hoy, con sus mismas armas nadie les puede plantar cara.

Y ofrecer servicios es interesante y creativo, hay que fidelizar al cliente, no solo con precio. Algún early adopter (protecnología, avanzadillos ellos) pueden pensar que las tiendas físicas tienen los días contados, como los libros de papel: no estoy de acuerdo, muchos gustamos de toquetear el producto, probarlo in situ y tener una charla con el tendero. Pero cada vez va a menos, o eso parece. Las tiendas tiene que ofrecer lo que no pueda el medio rival (o aún no haya ofrecido nadie): clubes propios, charlas, fidelización, descuentos personalizados, asesoramiento de calidad, etc.

Y tiendas de marca

No sé si se me escapan más posibilidades "serias" de compra (trapicheos de segunda mano en foros aparte), pero la última puede ser las tiendas propias de marca. Nike lleva años haciéndolo, con flagshops (tiendas en el centro, mostradores de la capacidad de una marca) y factories, lo que toda la vida se ha llamado liquidación. Asics en agosto y septiembre inaugurará en Barcelona y Madrid tiendas propias, en el centro y en zonas caras, con lo que tendrán que hacer caja sí o sí. Quechua conté que lo hizo en Chamonix; The North Face tiene en breve inaugurada la tercera en España; Salomon parece que está tomando ese mismo camino (uy la que se va a liar cuando se establezcan en España); Raidlight la tiene en su propia sede (no le hace competencia a nadie).

El panorama es enorme y surgen posibilidades antes insospechadas (¿quién pensaba que alguien iba a montar un "supermercado del deporte"?, ¿cómo se liquidaba ante el stock bestial que algunos acumulan sin los Privalias actuales?). Internet seguirá aportando, tenemos los móviles sin explotar, el tema de las ferias-específicas o en carreras- está infrautilizado en muchos casos, las tiendas ofrecerán nuevos servicios que ahora ni nos imaginamos, etc.

¿Qué forma es la que preferimos? ¿Habrá un claro vencedor? ¿Hacia donde tiende el sector deportivo y trail más en concreto en cuanto a compras? ¿A qué precio? El beneficiado seguirá siendo el cliente siempre y cuando un modelo no se convierta en monopolístico, porque llegado ese día quien ostente el monopolio campará a sus anchas y hará uso de su poder, pero mientras tanto hay muchas opciones, a cada cual mejor. El futuro se presenta interesante, y esperemos que no prevalezca solo lo que tiene más dinero, pero incierto, quien mejor lea el mercado y pueda aplicar sus iniciativas, aventajará al resto de opciones.
s

14 comentarios:

faljau dijo...

Muchos clientes conocen mejor los catálogos que las propias tiendas.
Ya no nos conformamos con lo que tienen en la trastienda y buscamos modelos específicos.
Otra ley no escrita es la relación calidad precio aunque de que me sirve algo muy barato si no es lo que necesito. Más grave es cuando productos carísimos no cumplen con lo que se espera de ellos.
La tienda física no va a desaparecer, para poder ver y tocar, como bien dices.
Los precios siguen subiendo... y hay ropa interior a precio de chaqueta de tercera capa. Y las chaquetas de tercera capa a precio de chaquetón "de zorro" de los de antes, para desgarrarse en la primera arista que nos encontremos.
La pasta manda... pero ojo que algunos va a pasar al limbo.

kaikuland dijo...

He trabajado en tienda de montaña, en Madrid, y agradezco entrar en una de ellas para comprar y que me aconsejen bien, otra cosa es cuando te acosan como en algunas del Rastro...eso es lo bueno, lo malo, quizás, los precios, no siempre "ajustados" (comprensiblemente) pero sigo comprando en ellas y preguntando a los dependientes.
Respecto a Internet, he comprado mucho ahí, lo 1º el precio, una vez que has comprado un modelo o marca, ya sabes tu talla, toca buscar el mejor precio y ése está en la red, Wiggle es un claro ejemplo pero si no puedes encontrar otras a falta de ofertas en la británica, hace poco me ha ocurrido y acabé comprando en Peregrinoteca, pero antes había revisado unas 20-25 webs especializadas, valorando precios, portes, seriedad, etc... También compro en USA, ahí sobre todo material fotográfico o extraño que aquí ni se vende, del tipo camuflaje (fotos) o utensilios/herramientas....ahora el dolar no se nota mucho pero hace un par de años si.
Otro ejemplo sería comprar marcas que aquí me resultan difíciles de encontrar, por ejemplo Craft, para mi la mejor en prendas de interior y ahí vuelvo a Wiggle con sus buenas ofertas y portes 0 con compras superiores a 50€, creo recordar u ofertas similares. Viviendo en Cercedilla no me planteo estar "de tiendas" pues sólo bajar a Madrid me sale 10-12€ aprox, si le unes comidas y tiempo buscando en diferentes tiendas el producto que buscas (además por tlf, no suelen decir precios o te marean)....no me saldría tan rentable como hacerlo vía web.
Si los Salmones hiciesen tiendas propias sería una bomba y si, además, hacen un "Factory" "Outlet" o similar.....temblarían muchas muchas tiendas, incluida Decartón, por supuesto, voto por ello....jejeje
Siento la chapa, es que esto de vivir en horizontal, es lo que tiene....jajaja.
Saludos

Es llop verd dijo...

También se ha puesto de moda montar entrenos en la tiendas donde los empleados son runners y así durante el trote van contando cosillas de la tienda y van fidelizando a los clientes...

Emmanuel Ravelli dijo...

Como todo en este mundo perro, es un problema de intereses.

Mi interes como cliente es conseguir el producto al menor precio y interés del tendero es sacar el máximo beneficio posible a su actividad comercial. Cuando mi interés y el del tendero se tocan, compro. Si mi interés y el del tendero no se tocan, no compro y me busco otro sitio.

Los intermediarios que no aporten valor añadido están condenados a desaparecer y las tiendas que no lo hagan también.

El pequeño comercio se tiene que poner las pilas. El asesoramiento que ofrezcan tiene que ser profesional de verdad (porque hay cada mal ejemplo que ufff....), tienen que contar con un catálogo amplio (y lo que no tengan que lo pidan) y ofrecer algún "plus" que el cliente valore y tienen que ajustar precios. El que no asuma esto desaparecerá.

Si como he oído decir en comentarios a otra entrada en este blog, los intermediarios en España ofrecen al pequeño comercio precios por encima de los que ofrece wiggle al cliente final, algo falla.

Al final, como en todo sistema vivo, se alcanzará un equilibrio, donde habrá sitio para los más adaptados de cada especie. Habrá tienda tradicional, habrá gran superficie y habrá compra on-line. Obviamente, la tienda tradicional sufrirá la mayor parte de las bajas y solo quedarán los mejores. Con las macrocadenas (Forum Decathlon, Décimas, etc..) pasará algo parecido e incluso en internet también habrá una criba y una selección.

Solo los que se adaptan sobreviven.

F. Fernández dijo...

He sido "tendero" (llevé un par de tiendas de bicis durante más de 10 años), y, obviamente, también soy cliente. Y creo que en el internet vs tienda física no hay un claro ganador, pues ambas tienen sus pros y sus contras. Sí hay un perdedor: los comercios caros y carentes de. Me explico:

Hay tiendas donde el trato es malo, el precio carísimo, no se devuelve nada al sector del que se vive (organizar pruebas, patrocinar equipos,...). Normal que la gente no quiera comprar ahí.

A la mayoría, no a todos, nos suelen gustar más las tiendas donde te asesoran, te tratan personalmente, hay facilidades de compra/cambio/devolución, el dueño se moja con alguna actividad/equipo/sponsorización,... creo que incluso aunque nos salga el producto un poco más caro.

El tema es cuando fallan esas cosas, o cuando la diferencia de precio es brutal. Ahí prima lo que prima (el bolsillo), y nos vamos a internet por muy impersonal o arriesgado que sea.

PD: ¿Quién no ha ido nunca a una tienda a probar una prenda o zapa para saber bien la talla antes de pedirla por internet? La vida es así...

CorriendoporelCampo dijo...

Yo no soy capaz de hacer análisis tan sesudos, pero os cuento algo por si sirve para llegar a alguna conclusión (que va a ser que no...). Donde vivo (Ciudad Real) no encontraréis una tienda especial para los amantes del trail, ni siquiera una sección dentro de una tienda. No tenemos Decathlon, ni grandes superficies, salvo un pequeño Sprinter. En realidad, solo encuentras 4 o 5 modelos de trail (Salomon XT Wing, Pro Ultra 3D, asics Trabuco y alguna mizuno). Si preguntas por La Sportiva o Lafuma te dicen que aquéllo no es un estanco y, si te queda paciencia, te descojonas al oír las características de las zapas enumeradas por los dependientes del tipo "éstas son muy bonitas y muy buenas y con el goretex no te mojas nada". Así las cosas os podéis imaginar... O nos vamos a Madrid como Paco Martínez Soria en busca de la aguja en el pajar (con el gasto que añadimos) o solo nos quedan las webs (como ésta, por no ir más lejos) para ver opiniones y análisis sobre material y las tiendas on line para, primero, comparar precios y, después, comprar "a ojo". Bueno, eso y cruzar los dedos para acertar en la talla de ese modelo que nunca nos probamos.

Juanvir dijo...

el monstruo alemán, sportconrad.....empezarón con esquí y madre la que tienen montada, ya empezando con running

ser13gio dijo...

Muy buenas e interesantes las intervenciones. En general, muy de acuerdo.

Yo cada vez soy más vago en ir a comprar a tiendas físicas (y tengo más limitaciones, y las tengo más lejos que antes) y recurro a internet, pero como tocar, ver y charlar no hay nada, lo echo de menos.

No lo he dicho en el texto, pero las tiendas virtuales también pueden aportar, patrocinar, crear una comunidad, dar un buen servicio... en eso, una vez más, Barrabés fue la pionera, no es solo una tienda, es una web muy completa y que ahora ofrece muchos servicios más en sus tiendas físicas. O ChainReaction (bicis) que patrocinan la carrera amateur más importante de ciclismo de carretera en España (Quebrantahuesos).

Más problema que a las tiendas les veo a los distribuidores, muchas marcas ya distribuyen directamente sin intermediarios, y a esta parte del engranaje sí lo veo más en la cuerda floja.

Saludos,
s

erre que erre, corre que corre. dijo...

Efectivamente, los intermediarios creo que tienen los días contados. Las físicas especializadas, necesitan de un montón de población a su alrededor, sino son imposibles de mantener? lo pongo en interogación porque lo que está claro es que no pueden tener todo el catalogo de infinidad de marcas que existen, pero si podrian trabajar mas con pedidos. Me explico, acercarme al detatlon me cuesta 8 euros y a madrid 15, si en mi localidad hay una tienda física que me trae lo que le pida, en un tiempo razonable, siempre iria a comprar allí. Claro yo soy consciente de lo que cuesta la gasolina y el coche aunque hay gente que parece que no, cada día menos.
Por supuesto el precio tiene que ser dentro de los margenes del encuentro tal y como dice Emmanuele.

ser13gio dijo...

Completamente de acuerdo, no todo el mundo vive cerca de una tienda con lo que tú quieres, en ese sentido internet ha democratizado mucho y bien.
s

Anónimo dijo...

Yo flipé en alemania con GLOBETROTTER.. una tienda de 6 plantas con vias de escalada, una "piscina" para probar los kayak.. una "nevera" a 30º bajo cero para probar las chaquetas, una ducha para probar las prendas gore tex..

en la entrada tienen un "catalogo" en papel que te puedes llevar.. eso si.. es la biblia.. con 800 paginas!!!!

http://www.globetrotter.de/

echarle un vistazo.. eso si, barata no me parecía!! jejeje todo eso se paga..

Ahhh, la tienda preciosa!!!

ser13gio dijo...

No tengo el gusto de conocerla, pero por lo que describes, tiene pinta de ser una estilo Barrabés, calidad, buena presencia, buen material, servicio... y precios baratos los justos. A todos nos gusta pagar menos pero en mi caso Barrabés es una referencia en todo, así que les he comprado varias veces sabiendo que podría pagar menos, por algo será.

Lo de la "nevera" me mola un huevo.
s

Anónimo dijo...

Súper interesante. Yo prefiero la tienda física, pero que la tienda te atesore, te ofrezca lo que necesitas y q incluso q te diga q estas equivocado y q con el tiempo vuelvas a darle la razón. Solo con eso fidelizas.
Si vas a la tienda y si como buenos freakies sabemos mas q el dependiente malo, por mucho que tengan.
Otro mal es criticar lo que no tienen y hasta hace dos días en las ciudades pequeñas solo había Salomón (afortunadamente esta cambiando)
Respecto a internet, en España hay marcas como hoko ofreciendo un producto cojonudo y a muy buen precio echándolo todo a perder cobrando 1" euros de portes.

Por ultimo, que hacen las marcas cuando acaba la temporada? Venderlo a terceros países a precios superbaratos.
Que hacen algunas tiendas? Guardarlo para vendérselo a alguien la campaña siguiente al mismo precio

ser13gio dijo...

No hay una fórmula perfecta, igual que todos los clientes son iguales. Por eso digo que mejor no venza una única fórmula, acabaríamos perdiendo, la variedad desaparecería, no habría iniciativa ni competitividad, etc.

Las tiendas son lo ideal creo que para casi todos... si tienes tienda cerca que vendan lo que quieras. Tienen que saber y asesorarte, pero ¿esto ocurre siempre? Y que tengan variedad y cantidad pues claro, depende de la tienda, sus posibles, riesgos asumidos... y márgenes comerciales, servicio del distribuidor o marca, stock... variables que al cliente se le suelen escapar.

Sobre lo último, no sé qué harán, liquidar es difícil, y puede ser contraproducente, puedes hacer que la gente espere a esas rebajas y no te compre en temporada, lo que pasa en la moda, vamos. Por ejemplo mantener gamas es bueno para las tiendas, no cambiar demasiado, pero a la vez no alientas el consumo.

En fin, que no es fácil el tema, simplemente quería escribir sobre el tema.
s

Related Posts with Thumbnails