Mi Transgrancanaria Maratón 2014, el previo

miércoles, 5 de marzo de 2014

Antes de que pusiesen el cielo, ponía rumbo Las Palmas, iba con déficit de sueño de la semana pero con ganas de hacerlo como saliese, aunque sabía de limitaciones siempre esperas que a veces los astros se alineen injustamente para ti.

Al llegar, rápida visita a la feria y a recoger el dorsal.


No suelo apreciar el alojamiento porque sencillamente me importa poco, pero sólo con ánimo de dar envidia, esta vez hablo de él. Sheraton Salobre Golf Resort & Spa se llama, y por el nombre te vas haciendo a la idea de cómo es el chiringo. Si te lo puedes permitir, es un escándalo. Es donde se alojaba prensa y corredores elite, que tampoco está mal, ver a auténticos cracks de este deporte por allí pululando. Bufé aparte, lo mejor para mí era una piscina a unos espectaculares 32 ºC, daría una pierna por tener una piscina así, alucinante. Además pude catar otro medio de transporte, el carrito de golf.


La desventaja es que está a cierta distancia del meollo de la carrera, algo aislado, pero es en parte el fin del resort, porque como te puedes imaginar, no había más que guiris con sus palos de golf y sin demasiadas ganas de mezclarse con la población local. Ya digo, para mí, desventaja, pero para unos días tranquilos, con familia, estar relajado como los pros, un gran sitio, si tienes posibles.

Al llegar comenzaba la charla de presentación del UTWT con muchos de los implicados en la misma desde su origen. Conducida por Scott Jurek, y es que es, digamos, un embajador de la misma; una vez más, interesante. Cena correcta. Preparé todo para el día siguiente y a sobar, que lo necesitaba más que el aire.


Afortunadamente la noche previa pude descansar casi todo lo que necesitaba, y aunque a partir de las 05h00 ya no pude dormir más porque mi compañero de habitación (periodista) se levantó a esa hora, fue suficiente. Una de las mejores partes de correr distancias "cortas" es que no te pasas la noche penando o te tienes que pegar un madrugón de escándalo. Se agradece. Y dado que la salida era tres horas más tarde, el desayuno iba a ser pantagruélico. Dicho y hecho.

Expomeloneras es el centro de convenciones de Maspalomas, punto de encuentro de la carrera, feria, entrega de dorsales y salidas de autobuses (la clásicas guaguas) hacia las distintas pruebas. Me ha impresionado el grado de complejidad de la prueba, cinco carreras compartiendo recorrido (parte de él, se entiende), dorsales, bolsas a dejar en puntos, feria, pros, prensa, arcos de salida en cada punto, avituallamientos, seguridad, marcaje, bolsas en meta, speakers, meta, entrega de premios, etc. etc. Creo que no tiene nada que envidiar a un gran maratón tipo Barcelona o Madrid, con menos gente, pero mucho más compleja en otros menesteres. Y tras once años, partiendo de cero, para mí el resultado es excelente, tiene que ser una maquinaria muy bien sincronizada para que tantísimas piezas encajen y funcionen, como funcionan, como un reloj. Nadie está libre de errores, y soy el primer crítico, pero una vez metidos en la vorágine de los días de prueba, el nivel de perfección al que están llegando organizaciones de este tamaño es altísimo, algo que es justo valorar. No me extraña que, por ejemplo los yanquis, alucinen con el despliegue y eficiencia que ven por aquí, algo que ni sueñan en su país y que están descubriendo gracias a la internacionalización de este deporte.

Cogida la guagua camino de Garañón, punto de salida de mi prueba, se esperaba un viajecillo tirando a largo y sinuoso. Fue cercano al infinito.

Garañón es una zona de acampada y esparcimiento en medio de las montañas, está alto, y se accede por carreteras poco transitadas y reviradas. Montaña hay para aburrir, y curvas unas cuantas. Pasado un buen rato, entre las curvas, la conducción un tanto agresiva del chófer y el calor que había, me empecé a marear, ligeramente al principio. A partir de aquí, relato nauseabundo, pero como sé que a algún cabronzuelo le gustará, allá va. Tiquismiquis absténganse los siguientes tres párrafos, uno por pota, más un cuarto de bonus.

Lo empezaba a ver mal, no sé cuánto llevábamos ni cuanto quedaría, pero me daba que como no consiguiese relajar podía echar medio desayuno. Ojos cerrados, respiración profunda. No había nada que hacer. Arcada y boca llena de pota. Me cago en sus muertos. Me voy corriendo al conductor, y como no puedo hablar por tener la boca llena, le indico que si no le viene mal, que vaya parando o le pongo el autobús goloso. Todo eso simplemente con el índice apuntando al moflete hinchado. El lenguaje de los signos es maravilloso. Frenazo y pota fuera. Me quedo de maravilla, oye. Y además sólo había sido un poco.

Al rato de reiniciar la marcha me vuelve el mal cuerpo. De nuevo intento relajarme, de nuevo no sirve para nada. De nuevo arcada. Y un segunda. Ya era boca y manos. De nuevo volando hacia el conductor y justo en ese momento estábamos parados, con lo que el proceso es más rápido. Siguen saliendo trozos de fruta, es lo último que desayuné. Me limpio las manos con unas sufridas hierbas, y me quedo perfecto. A estas alturas estábamos palmando minutos porque el conductor se confundió de camino.

Y no hay dos sin tres. Sin previo aviso, doble pota con tirabuzón, manos al borde de su capacidad, y con el meneo del autobús voy manchando a la gente mientras me dirijo con urgencia a la puerta delantera. Creo que dejé a dos personas sin manchar. Francamente asqueroso. Ya no me fui a mi sitio, me quedé en la puerta trasera, sentado en el escalón, esperando que no me volviesen las ganas. Un amable corredor me pasó una bolsa de plástico, para el caso, improbable, de que me volvieran las ganas de desalojar comida por donde no debía. La acepté por educación, pero estaba convencido de que ya había pasado. Instantes después eché lo que no está escrito, con tan mala suerte de no tener tiempo de abrir la bolsa, desparramando otra buena parte del desayuno en el suelo, con el consiguiente bonito aspecto y olor que quedaría el resto del viaje en el autobús. Para colmo, tuve un buen rato más de vomitonas, echando hasta al hostia de la primera comunión. Ahí ya sí me encontraba mal, numerosas arcadas, bolsa a reventar de leche con Cola Cao de perfecto color marrón, olor que no es difícil imaginar, gente que no podía mirar hacia mi posición. Una pena no tener un documento gráfico más allá que esta triste foto que me hizo el colega Zigor Iturrieta, todo un experto en potas. No quedó nada dentro de mí.

Iba pensando que en algún momento llegaríamos. Y mucho después de repetírmelo mil veces, llegamos. Me dispuse a limpiar las escaleras con un trapo, cuando un corredor se calzó una soberana leche al resbalar con mis tropezones. Madre mía, casi descalabro a un tío. Es que hay que llevar Pota Grip en las zapatillas para estas eventualidades. Total, que allí estaba yo con un trapo pringado y una bolsa con un riquísimo Cola Cao post procesado, y ninguna papelera, así que a llevarlo hasta la más próxima, cívico que es uno. La salida estaba a cierta distancia, iba trotando tranquilamente. A más de 300 m de la salida oigo al speaker Depa decir "30 segundos para la salida". Que qué. ¡El autobús había llegado tarde! Y me entero cuando ya no hay nada que hacer. Hablando después con Nuria Domínguez me decía que ella no sabe si hubiese salido. La verdad es que ni me lo planteé, y supongo que ella tampoco lo hubiese hecho en mi situación, no me encontraba mal, pero supongo que iba a tener su influencia.

Este es el panorama, mano ocupada con bolsa de pota y trapo, zapatillas sin atar, meándome, lejos de la salida y apunto de darse esta. ¿Cuál es la prioridad? No dejé mis desechos por ahí ya que los había llevado hasta allí y porque va en contra de mi "religión", con lo que hasta que no encontré unos contenedores no pude hacer las otras dos cosas. Ya me llevaban un par de minutos algunos. Así que con el hándicap de ese par de minutillos pero sobre todo unas 600 personas por delante, comenzaba mi maratón.


+: Transgrancanaria
Fotos: Organización, me, Zigorín

19 comentarios:

ser13gio dijo...

Me vais a perdonar, pero he cometido un error en el título y lo he borrado. Pongo aquí los dos comentarios que habéis escrito.

Spanjaard

Eres un lamentable. Creo que Fernando hará tests de equilibrios y digestiones a los próximos periodistas que envíe cosa que, desde hace dos años y especialmente en esta ocasión, ha dejado bastante que desear.

Espero que en la parte dos de tu relato cuentes algo similar a diarrea o nos deleites con algún uñero.

No se os puede sacar del menú casero a algunos.

SPJ


Mr. Burns

Menos mal que lo he leído después de cenar.

Esto promete.....

Saludos,
s

davidiego dijo...

Qué mala suerte!

Abriremos una investigación sobre las causas: si una deficiente conducción o esa costumbre tan española de arrasar con el buffet libre.

Bonita carrera pintas, si había liebres por delante, también hubo morlaco potador por detrás para que la gente apretara el caso.

La diferencia entre un pro y tú, que habrías aumentado las visitas hasta el infinito sin pensar en la prosa de tu crónica, es el documento gráfico. Abriremos un crowdfounding para proporcionarte una cámara.

Espero leer pronto la continuación y que la disfrutaras.

ser13gio dijo...

SPJ, lo que tenían es que hacer un AVE a Garañón. O trasladar, piedra a piedra, el aeropuerto de Castellón allí, se le daría un 10000000 % más de uso.

No, la carrera luego fue bastante sosa, penar, lamentar mi existencia y nulas fuerzas para autolesionarme y justificar una retirada.

Burns, he avisado, lo que pasa es que os puede el morbo.

Saludos,
s

Pau dijo...

Con este previo la carrera no pinta muy bien.
A ver si alguien (al que manchaste, o el que resvaló) explica la crónica del autobus desde su punto de vista, verte arriba y abajo lleno de pota, el olor... Debería ser la leche ;-)
Me ha faltado foto de la piscina (o del buffet), la camiseta RAIDLIGHT muy guapa.

Jose FCid dijo...

Mira, lo siento por tu mesaventura pero ahora mismo me estoy partiendo de risa en el curro y los colegas me miras con cara estraña !!!!!!!!!!!!!!!!!

Gran power de redacción! Si vive! menos mal que no se huele ;)


KERGUELEN dijo...

Yo también creo que hace falta foto de la piscina.... XD

Esteee... bueno, pinta bien la crónica, algunos empiezan las carreras antes de tiempo. Yo una vez viví el pistoletazo de salida de una media maratón desde el WC portátil... y con gente esperándome. Cosas que tenemos los mindundis atléticos.

Ansio saber cuánto te han durado las agujetas. Aún hoy las sufres?

ser13gio dijo...

Davidiego, fueron ambas cosas, quería desayunar fuerte porque quedaban tres horas para salir y no importa salir un poco "entripado", pero joder la de curvas que había. La próxima vez llevo yo el buseto para no marearme. No estaba yo para cámaras, el crowfunding para Zigor y que en otra ocasión documente la historieta con calidad.

Pau, je je, como haya esa crónica me vana despellejar. ¡Yo lo haría, por supuesto! Anda que los que manché de pota se debieron acordar de toda mi estirpe. Foto de piscina hay, puñetero paraíso. Camiseta del copón, muy mejorada; a cambio de que no es de bambú, pero sí de poliéster reciclado. Ya a la venta, por cierto. La carrera fue una mierda, desastre, como es fácil imaginar; no me esperaba mucho y esto no ayudó.

JoséF, la próxima vez fotografiaré la pota, tropezones y demás para meteros más en ambiente. Y revolveros el estómago un poquito.

Saludos,
s

ser13gio dijo...

Kerguelen, llevo ya unas cuantas carreras saliendo tarde, no comments. Hoy es el primer día que soy persona, ayer corrí 50' muy suaves, pero me está costando recuperar, patas muy rotas para la distancia, escaleras de pena. Mal mal mal.
s

Mapatxe dijo...

JODER!!!¿es posible que haya disfrutado con el mal ajeno?.....je,je,je
Espero con ansia la segunda parte. Promete.
(Cabrón que es uno)

Héctor Pérez dijo...

Mira la parte positiva de las cosas... Hacia muchísimo tiempo que no me reía tanto!!! y me hacía muuucha falta!!! en fin seguimos esperando las siguientes partes del relato.

Jose FCid dijo...

Ya la hemos liado! por tu culpa tenemos nuevo material obligatorio para los transportes pre-trail: bolsa de plástico con capacidad y resistencia para pota, tropezones y demás componentes!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Bultooooooo.
Somal

Black Adder dijo...


Joder, menuda crónica, aún no has hecho ni 100 metros y esto ta promete...

Con lo contentico que se te veía en el cochecito de golf!!!

ser13gio dijo...

Generalizar puede conducir a errores, pero en esta ocasión no: sois gentuza. Os reís del mal ajeno, eso está muy mal. Avisadme cuando pilléis una pájara que allí iré a regodearme de vuestro sufrimiento.

Hala, ya tenéis la crónica de una muerte anunciada.
s

MarathonBiker dijo...

Eres malo con ganas. Seguro que lo hace tu hija (lo de potar) y no le echas la culpa a la conducción (que conduciendo tú, raro es que no poten ni yendo a la esquina). Si es que ya no estás para salir de casa. Es mejor que te lo prohíban: tiendas ardiendo, gente caída por tu pota,... Eres un peligro. MALO.

ser13gio dijo...

Me remito a mi último comentario.

Se creía Makinen el conductor, joder qué tío. Me vengué pero bien. Tú no pasas de la segunda rotonda sin potar. Si es que me lo tenían que haber dejado a mí el autobús.
s

spanjaard dijo...

Chanante fue el traslado a la Playa del Inglés de 2012. Ibamos en autobuses urbanos y los de Tráfico, claro, pensaron qué hacía por la autovía a 20km de la capital uno, a las 11 de la noche, lo menos a 110km/h.

Parada, pitorreo, y continuación. Es la "maldisión de la guagua".

SPJ

erre que erre, corre que corre. dijo...

jUASH JUASH JUASH JUASH. qUE DESCOJONO Casi me meo de la risa.
A tu favor diré que una vez pasé por allí, y conduciendo me mareé. No llegué a la pota pero....casi. La puta madre del que diseñó la carretera, la hicieron por donde iba el borrico hace cien años.
Hostias que risa.
Ahora me leo la continuación.

ser13gio dijo...

Pelín joputa tú, ¿no? Ya te pillaré, ya.

SPJ, fue en un autobús urbano también en nuestro caso. Mejor, porque los materiales son más sufridos, no moquetas ni hostias.
s

Related Posts with Thumbnails