Mis Montañas Vacías

domingo, 13 de septiembre de 2020

Con ciertas apreturas y ajustando calendarios, cuatro mamarrachos (David, José, Juan y un servidor) se disponían a hacer una ruta en mountain bike por una de las zonas más despobladas de Europa, de ahí lo ajustado de su nombre, Montañas Vacías. La ruta, de unos 700 km y muchos miles de metros de desnivel, discurre por las provincias de Teruel, Guadalajara y Cuenca. No saldría como pensábamos.

Teruel existe, y los "segundos" que nos llevó cruzarla, parece bastante bonita. Es un pedín de ciudad y acercándome a ella en coche comprendí las reivindicaciones políticas que se piden, francamente mal conectada con el resto del país excepto con la capital de la comunidad y el sureste, desde casi cualquier otro punto pilla "lejos y mal", y en parte esa es la "reivindicación" de la ruta y el motivo por el que estuviéramos allí, porque queríamos estar lejos de todo y todos, y no era necesario que fuera en este coñazo de año 2020 de distancias sociales y confinamientos, pero desde luego que era El Año, zonas con menos densidad de población que Laponia, mucha distancia entre localidades y muchas montañas que recorrer, una zona completamente nueva para mí y de la que ya guardo un gran recuerdo. Qué bonita es España, joder. 

Por mi parte, justo de entrenamiento, sobre todo de días largos, iba con cautela, tratando de llevar el resto de cosas lo mejor posible y confiando en la tan manida "memoria" que es cierto que siempre está ahí pero de la que hacemos un uso a veces excesivo. Traté de preparar el material lo mejor que pude consciente de que en la bici (y viajando) la cantidad de variables se incrementa respecto a lo de poner un pie delante del otro, un cambio de sillín el último mes, tocando altura de sillín, cambio de cadena o reponer líquido en ruedas era lo que consideré necesario, sabiendo que tengo una buena bici que conozco bien y que no me da problemas. Las bolsas eran novedad, opté por (posiblemente) las mejores, Apidura, es un elemento clave porque no sólo por los movimientos indeseados o tener que hacer ajustes o ñapas en marcha, sino porque una tortura puede suponer perfectamente tener que abandonar.

Forma física aparte mi otra preocupación era el culo, he tenido tradicionalmente problemas de culo, es mi mayor factor limitante en bici y no he dado con la solución. Debería de invertir más en culotes (pero, hostia, qué caros son) pero como mis salidas normales son cortas me pilló algo el toro, me compré un culote a última hora pero en la talla no acerté, pero aún así lo usaría para el primer día, el más corto, y llevaría dos más de repuesto. Tres culotes y una camiseta, esta es la importancia del culo en la bici.

Día 1: Teruel-refugio de la Portera

Vengas de donde vengas, tienes unas horas de transporte, descargar, últimos preparativos y salir. Mediodía, con la fresca. En plena ola de calor vi 45 ºC en la bici y muchas horas por encima de 40 ºC, no lo sentí especialmente intenso porque ya venía del julio más duro por calor que recuerdo, sudando mucho pero con energías. Rápido nos dimos cuenta de que cada kilómetro iba a ser luchado, rampas muy serias, calor, ritmo vivo y continuidad. Los cuatro sabemos de qué va esto, uno de los miembros tiene claramente más nivel y se nos va pero el resto nos aplicamos con ganas, porque vamos bastante ágiles y porque las cuestas así lo exigen. Especialmente el tramo Albarracín-Bronchales tenía unas subidas de aúpa, de llevar todo metido y con fuerzas, dándolo todo y muy justo para no tener que empujar, y repito, sabemos de qué va esto, tenemos cierta técnica en la bici e íbamos frescos, aunque a cambio íbamos cargados, lo que aparte de que la gravedad es una losa importante, si no llevas el peso bien distribuido puede alentar a caballitos indeseados, no era mi caso, porque la bolsa delantera con el saco de dormir equilibraba el peso.


Aunque no habíamos hablado de etapas ni sitios donde dormir, intentaríamos hacerlo en refugios o vivac si el tiempo acompañaba (iba a ser que sí) pero no llevábamos tienda, es decir, no podíamos pasar una noche lloviendo al raso. Dormir fuera -o plantearlo así- implica saco, aislante y alguna cosa más. Dada las distancias entre algunos pueblos (dos tramos de 70 km), lo pequeños que son algunos de éstos y las horas a las que quizá cruces añadían la variable de la comida, llevábamos un par de comidas -liofilizados en mi caso- por si no podíamos cenar algún día. Creo que el peso que llevaba era de 17 kilos, no excesivo pero en subida se nota, dos coronas más altas en zonas empinadas, pero con lo bien que ruedan las 29" y con cadena nueva y bien engrasada rodaba bien la bici, sin problema.

Por la mentalidad de los miembros del "grupo" y por cómo íbamos, apenas íbamos juntos, cosa curiosa aunque nos veíamos casi siempre íbamos solos, se nota que somos gente de fondo acostumbrados a entrenar solos; alguno comentó que íbamos de carreras, no diría que tanto, pero íbamos a buen ritmo y era exigente, pero si queríamos avanzar lo que pensábamos y no eternizarnos había que ir así. El primer día conseguimos llegar al refugio destino con las ultimísimas luces, día exigente por las pendientes de las subidas, los 90 km y el calor. 

A 1800 m de altitud te esperas frío, y de ahí que el refugio sería una necesidad. He dicho que estábamos en ola de calor, y a las 02h00 harto del calor, me salí a vivaquear fuera porque era insoportable estar dentro. Con lo que ya penaba un poco para el día siguiente en cuanto a descanso.

Día 2: refugio de la Portela-Zaorejas

Desayunar, recoger, cuatro personas, bolsas a presión, sacos, cargadores, mierdas mil lleva su tiempo, y yo soy especialmente lento por las mañanas. Cuando salimos ya hacía calor, coronamos lo poco que quedaba de puerto y bajada veloz hasta el nacimiento del Tajo, como todos los nacimientos de ríos, modestos y acogedores, parece mentira que este hilillo sea lo que es en Porto.

La etapa era rápida, la más rápida del recorrido, aunque no faltaban +2000 m, y durante muchas horas por el Alto Tajo: espectacular. Al principio el río iba y venía, pero cuando ya se estabilizó, el bonito recorrido que hace, encajonado muchas veces entre altas paredes, su transparencia y el bosque alrededor es sencillamente alucinante, porque hacía un calor importante y porque sabes dónde estás, pero eso pasa por Canadá perfectamente, muy muy recomendable. En cierto momento nos paramos a darnos un chapuzón (temperatura canadiense la del agua también, joooder) y me percaté de que el culo empezaba a dar síntomas de molestias. El primer día el culote se me recogía, no fui mal pero entre el calor y ese culote ya esa noche me di ración doble de cremitas-a-ver-si-obran-el-milagro (que no lo obraron). Empapados continuamente por el calor, una zona tan poco aireada como la entrepierna, sentado sobre una superficie dura y mis problemas recurrentes no son una buena combinación.



Los culos en bici sufren principalmente por tres razones: la dureza de los sillines (los glúteos mayores -tejidos blandos- quedan aprisionados entre dos duros, pelvis y sillín, aún más duro que aquél), la vida microbiana de una zona con calor y humedad y poca ventilación (la badana ventila lo justo) y, finalmente, rozaduras, en mi caso nunca he tenido grandes problemas de esto usando buenos culotes y cremas. En mis cuatro lejanas experiencias de carreras de 24 horas, durísimas todas ellas, sufrí de las tres pero especialmente de la segunda. Pero al final son "sólo" 24 horas, muy largas pero como una ultra a pie, lo das todo, te mueres 87 veces, pero se acaba "pronto". En las etapas, muy diferentes a los esfuerzos non-stop, a veces te permiten errores, tienes que ser más constante y tienes también mucho tiempo para pensar y cometer o solucionar problemas, pero también un margen limitado de maniobra porque cada día castigas las mismas partes de tu cuerpo.

De este segundo día recuerdo también la subida de Checa a Chequilla, por asfalto, "cuatro cuestas" en palabras de un mascasopas que la conocía. La madre que nos ha parido. Qué subida, dándolo todo, con todo metido (32-50, pero cargado), todo recto, larguísima en tiempo, rozando la agonía. Cuatro de cuestas. Hijo de la gran puta.


150 km después, una placita de Zaorejas veía a cuatro energúmenos despelotarse, lavarse de aquella manera en una fuente y poner la ropa a secar (bastante lamentable todo) y ya me di cuenta de que tenía un problema serio. Todo iba razonablemente bien, me sentía con fuerzas, estaba comiendo como un animal, todo el material iba perfecto, yo iba bien de cabeza pero tenía un serio problema de culo, otras dosis de cremas y a dormir, otra noche de mierda, y mira que me molan los vivacs, pero a duras penas pegué ojo. Aquí ya le di unas cuantas vueltas al tema del culo y cómo amanecería.


Día 3: Zaorejas-Cuenca

En cuanto me senté en el sillín supe que la cosa tenía muy mala pinta. A los dos kilómetros me paré y me puse un segundo culote encima del que ya llevaba. Apenas me podía sentar, con posturas raras, levantándome, y sabiendo lo que me quedaba. Dos culotes no cambió la cosa, no era el músculo, la presión sobre el sillín, tampoco era tema bacteriano, era rozadura. Cuando nos paramos en un pueblo a rellenar bidones yo aproveché para echarme una crema antibiótica y cicatrizante (Blastoestimulina). El estudio del dolor y tratar de objetivarlo es esquivo para la medicina pues depende de la tolerancia individual, sensibilidad de la zona, cantidad de terminaciones nerviosas y muchos otros parámetros. En esos momentos el intensísimo dolor lo calibraría de 8/10 al menos, siendo 5 muerte pero sobre todo fue la clara muestra de cuál era la situación, mi cuerpo me dijo que me dejara de engañar. Todos tenemos recuerdo de momentos de dolor físico difícilmente soportable, buenas hostias, dedos inoperativos con frío, heridas que se te pegan a ropa, lesiones con dolores muy agudos, cada uno tiene su repertorio a pocos que lleves unas décadas de deportes aeróbicos, son parte inevitable de éstos. Aquí serían dos o tres minutos, pero el dolor entraba en zona roja, sin duda. Pero eso no era lo peor, lo peor es que no iba a ningún lado así, que estaba lejísimos de meta y que no iba a mejorar. Dos heridas abiertas, que es lo que lo que tenía, tardan muchos días en cerrar y más en una piel no especialmente fuerte y que iba a levantarme en cuanto apoyara en la misma zona. Sopesé muchas posibilidades, pero era consciente de que ya se me había acabado la ruta. Los 40 km que hice ese tercer día fueron invisibles para mí y sólo recuerdo dolor, no iba a eso y no se trataba de hacerlo a cualquier precio. Me molestó especialmente porque todo iba bien, de hecho mejor de lo esperado en cuanto a rendimiento físico, material, bici, bolsas, todo iba perfecto, esperando al problema, que vendría, una petada, una lluvia, un sitio cerrado donde pensabas abastecerte, algo iba a pasar, pero hasta el momento todo funcionaba, sin fallos, razonablemente perfecto, pero con que una sola cosa no lo vaya, estás muerto. Fue exactamente esto lo que pasó, apostamos fuerte, íbamos a por nota y sé que iba a ser bastante duro, puede haber problemas, torcerse cosas, estábamos abiertos a que pudieran surgir, llevábamos herramientas, ropa de fresco y lluvia, comida, nunca íbamos sin agua, sabemos de qué va esto, y los cuatro tenemos la cabeza bien amueblada, el que no ha hecho Tor de Geants, ha hecho 1000 km a pie en el Sâhara o se ha metido cientos de miles de kilómetros en bici. Era la semana de desconexión de este año tonto, llevaba el móvil apagado, ni modo avión ni hostias, por eso me jodió especialmente tomar la decisión correcta, muy a mi pesar.

Beteta fue el lugar. Un pueblo en un alto, que subí para inmediatamente bajar. Las posibilidades no eran fáciles, que me vinieran a buscar no me apetecía, tenía que esperar a las 06h00 del día siguiente para un autobús, Teruel estaba lejísimos, así que decidí ir a Cuenca... 80 km de propina, y no precisamente de bajada, pasar la noche y coger el primer tren que me llevase a algún lado. Una despedida rápida de unos buenos compañeros de fatigas, dolorido, con la cabeza gacha pero sabiendo que hacía lo correcto enfilé rumbo a Cuenca con el culo que daba para algún chiste. Mirando a Cuenca, ya lo hago yo. Tuve unas cuantas horas para meditar que quizá era el último bikepacking, no voy a esto, y en ocasiones el "yo puedo con todo" no es suficiente, aunque sé que tomé la decisión adecuada porque esto no era una molestia, podía acabar en una infección muy seria y paso de heroicidades de garrafón, me pegué una soberana hostia contra un muro del que no veo fácil solución, más y mejores culotes (a, al menos, 250 €/unidad, su puta madre), épocas menos calurosas, vaselina en una zona y crema antibacteriana en la otra... durante bastante tiempo cierro esta puerta.

80 km, con un buen calorazo pero motivado porque en una consulta rápida descubrí que un tren me venía bien y no tenía que hacer noche en la ciudad, no se hicieron tan largos, aunque fuese una meta no deseada, tenía una meta ya. Pues no. Me fui a la estación de tren que no era, así que 10 km de regalo... Y había descarrilado un tren días antes con lo que salimos con casi dos horas de retraso. Pero ya estaba en ese modo zen-sudapollismo de esos en los que aguantas lo que te echen, era cuestión de unas horas.

Esa misma noche, otro miembro del equipo lo dejó, con suerte para el cuarto porque se le rompieron sus alforjas y pudieron intercambiar. El tercero duró un día más y tomó atajo a Teruel, trayéndome de paso mi coche que estaba allí desde hacía cuatro días. Y no, el cuarto hombre, el más fuerte, tampoco completó la totalidad del recorrido, hasta las pelotas de subir y solo, cogió un acorte final y se volvió a casa. Vaya panorama. 

En 7-10 días sin bici confiaba en que las heridas hubieran cerrado, más o menos así fue, pero un mes después aún tenía algunas molestias. También un mes después por primera vez consulté el mapa para ver si podía completar la ruta algún día, pero salida y final están lejísimos, no lo veo. Aunque tengo serias dudas de si algún día me pego una paliza maja cómo reaccionará esa piel, hasta que no lo pruebe no lo sabré. Este año será difícil porque ya hay que seleccionar bien los días y que te pillen justo cuando deben, colegios, confinamientos, meteo... aunque me gustaría escaparme un fin de semana no para resarcirme sino para tomarme un poco de tiempo para mí. La bici es el mejor medio de transporte para viajar, lo suficientemente rápido para avanzar en el mapa, con la posibilidad de cargar algo de peso que si llevas buen material es suficiente, y lo suficientemente lento para disfrutar el entorno. La zona es espectacular y merece una visita, no recomendaría gravel para esta ruta, me parece bastante criminal, pero si le das a la bici, recomiendo esta buena ruta que un día alguien quiso compartir, sin esperar nada a cambio y sin querer monetizarlo, y que aunque yo haya rascado poco más que la superficie, me ha encantado. 

Otra experiencia más en el zurrón, un buen lugar, una excelente compañía. Podía haber salido mejor pero que me quiten lo bailado.


+: Montañas Vacías

Pensando en 2021

jueves, 9 de julio de 2020

"Como ya he dicho, 2020 está perdido y con suerte en la primera mitad de 2021 se retomará, tenemos unos meses para replantearnos nuestra actitud y motivaciones, y que los organizadores vayan por su lado trabajando. Volverán las competiciones de trail, reformuladas supongo, pero volverán." Así acababa un post del 11 de mayo. Nueve días después se canceló el UTMB. Todo el mundo puso sus miradas y esperanzas en otoño, en España había concentración con, por ejemplo, Transvulcania (desplazada), Penyagolosa (desplazada) y Ultra Pirineu; y, por supuesto, la cita del mundial WMRA de Haría. A nivel internacional UTWT cayó, Skyrunning un poco antes, WMRA ha seguido el mismo camino y Golden trata de reorganizarse en un único evento, no lo veo imposible si es un evento por invitación (sin carrera open), pero o son elegidos digitalmente o no veo cómo se van a hacer las selecciones, pero me da que el anuncio era más por darle salida al stock de la edición limitada de productos Golden (fabricados hace meses) que a una esperanza real de celebración, que ya digo que lo veo posible si es cerrado, lo cual no debería extrañarnos dado que por Annecy son dados a la endogamia.

El tema del covid y las carreras es como lo de los coches voladores: parece que lo tenemos cerca, a cinco años vista, y siempre está a la misma distancia que nunca logramos alcanzar. De los cientos y cientos de artículos que (supongo) todos hemos leído, los peores en mi opinión son los que ponen toda la esperanza en una vacuna "milagrosa" que nos va a hacer olvidar este presente-pasado en el que vivimos desde hace unos meses. Me recuerda también a las armas milagrosas de Hitler para vencer en una guerra imposible de ganar. No soy pesimista respecto a la vacuna, pero por darle perspectiva, sólo una vacuna ha conseguido extinguir una enfermedad en la historia de la humanidad, por lo que deberíamos ser algo más realistas: habrá más de una y de dos y de cinco, no tendrán una efectividad absoluta, la distribución será lenta y en el mejor de los casos se tardará una década en vacunar a toda la población mundial. Veo más probable que prevalezca una cepa menos dañina y mucho menos mortífera (lo cual no le interesa al virus, recordemos que los virus no tienen vida per se, necesitan huésped, si te lo cargas mueres), unos tratamientos mejorados y, por supuesto, aprender de los errores cometidos. Como resumen, los virus están millones de años antes que nosotros, nos sobrevivirán y no vamos a pasar de 0 a 100 pronto. Ah, y otoño va a ser un polvorín mucho peor que la primavera (en cuanto a contagios, no muertos). Estaré feliz de equivocarme en todos o al menos en una de mis predicciones de garrafón.


A falta de saber de Marathon des Sables, Penyagolosa, Grand Raid de Réunion y, sobre todo, el mundial de Haría, el 2020 está finiquitado como preví hace dos meses. Especial pena da el mundial, claro, y creo que World Athletics, previo acuerdo con la organización, debería cancelar el mundial, trasladarlo a 2021 y hacer por primera vez ese deseado mundial WMRA+ITRA como se anunció, creo que sería lo justo. Aunque creo que se podría organizar para elites, sólo el mundial, con medidas muy cuidadosas, no sé si realmente merece la pena, la verdad, estamos en la peor situación mundial en estos momentos y muy muy lejos de controlarlo; y cuando llegue el otoño en el hemisferio norte se complicará y habrá restricciones por países, vuelos y con una situación altamente cambiante, ni es forma de organizar nada ni de seguir invirtiendo ni va a estar la cosa para hacer un mundial "como dios manda".

Es decir, visto lo visto, y tirando de psicología (la cual no le importa al virus) el 1 de enero de 2021 haremos cambio de chip y afrontaremos la realidad: esto va para largo, conviviremos con él un buen tiempo y seremos cuidadosos durante mucho más. Por eso, todo lo dicho en el post mencionado sigue vigente. Añado la responsabilidad individual-colectiva y un punto a considerar: creo que las autoridades deberían plantearse el exterminio selectivo de los adolescentes.

Confiando en la ciencia y la medicina (creo que buenos tratamientos con impacto real en la recuperación -saludos al Remdesivir- llegarán antes que la vacuna) hemos dado ya un importante paso en el plano comportamental a nivel sociedad pero nos queda bastante a nivel trail. Creo que ya no se trata de esperar la vacuna milagrosa -no seas Adolfo- se trata de adaptarnos a esta realidad, comportarnos con la educación y responsabilidad que decimos en las encuestas y las redes sociales y, sin perderle el respeto, volver, si nos apetece, a las carreras al igual que volvimos a correr, a juntarnos y a hacer vida razonablemente normal. Se ha demostrado que, excepto para unos pocos ('pros' y organizaciones, especialmente), lo de la competición es bastante prescindible, pero a la vez creo que hay un ambiente de pausa y de pérdida de apetito que puede ser contraproducente en una sociedad acomodada como la nuestra a media plazo. Porque las competiciones o los retos son alimentos para el alma más que para el cuerpo, perder esa chispa a muchos posiblemente nos genere cierto vacío difícil de rellenar. Con cautela, en eventos más pequeños, con menos interacción, siendo responsables con los demás igual a cómo nos gustaría que lo fueran con nosotros y, sobre todo, con otra mentalidad. Un cambio de ese tipo sólo se consigue a hostias (muertos, multas, legislación) y/o con un proceso gradual que incluye una serie de pasos necesarios pero usualmente largos en el tiempo hasta que aceptamos finalmente que la realidad no es la que era.

Lo que queda de 2020 puede ser el banco de pruebas de carreras pequeñas, ojeadores de grandes y test de laboratorio para el futuro, necesario porque no se va a acertar a la primera, y pequeños pasos para ganar confianza.

La carrera que tradicionalmente inaugura la temporada en España -diría que en el mundo a pesar de que hay Hong Kong (están para carreritas estos ahora...) o Nueva Zelanda antes- es Transgrancanaria. Ojalá se pueda celebrar con relativa normalidad, con participación de muchos países, con todas las precauciones necesarias, con responsabilidad, siendo conscientes del camino recorrido y de lo fácil que es dar pasos atrás y, por encima de todo, sin dejar un reguero de contagios por donde la prueba pase, algo absolutamente inaceptable.

Dos meses después de aquel post lo veo así, no hay un gran salto adelante y sí pequeños pasitos adelante (y algunos atrás) en la buena dirección, por eso veo que la cosa va para 2021 al menos. Y con "suerte".
s

12

lunes, 8 de junio de 2020

Un tipo que iba a cerrar su blog lo despidió sin pena ni gloria con un tuit. Cual fue su sorpresa cuando recibió docenas de mensajes de que no lo hiciera. Dado que le sigo yo también le dejé también el mío, culpabilizando de todos los males habidos y por haber a los móviles y las redes sociales, nos hemos vuelto muy vagos en escribir, lo hacemos todo sobre la marcha y con prisas, y los móviles no se han hecho para compartir contenido de verdad, sino soplapolleces de postureo (en cuanto acabe esto voy corriendo a Instagram a publicar la foto más estúpida que encuentre).


Doce años cumple esto. Ojo lo que ha llovido. ¡Ha habido hasta pandemias desde entonces, oye! No me voy a autofelicitar por no haberlo chapado porque total, no me cuesta nada, ¡paga Google!, sigo sin tener tiempo (ni demasiadas ganas) de escribir pero hay incluso algo peor que los móviles y vaguear: la autocensura. 

Quien me siga de hace tiempo sabe que algún que otro pelo ha escupido mi lengua, y no es que ahora necesariamente no quiera meterme en algún que otro jaleíllo, pero sí que me hago alguna vez más la pregunta de para qué. No me gusta pensar así. Lo suelo resolver con el "por qué no" o el "total, si esto no lo lee ni John" pero el haberme dado cuenta de este pensamiento me hace suponer que ya lo he aplicado en el pasado inconscientemente. Y es una cosa que no me gusta de este mundillo y de la muerte de los blogs, que nos hemos quedado en la crítica privada y si no, en el otro extremo, atizar con ganas en doscientos caracteres, que dan más problema de comprensión que otra cosa. Doce años después, ojalá tuviéramos todos nuestro espacio para opinar libremente, algo más meditadamente y sin mirarnos tanto al espejo y al qué dirán, porque al final todo lo que nos hemos callado para construirnos una próspera imagen social lo mismo se lo cepilla un bicho nanométrico en dos estornudos.

Tras esta breve digresión, vamos a un mensaje importante, que no es ninguna broma en mi caso:


Que vaya bien.
s

Las carreras en tiempos de COVID-19

lunes, 11 de mayo de 2020

Pasada la ola sanitaria-vital, habiendo ya salido a correr un poco pero lejos como estamos de carreras, quizá es buen momento de empezar a darle alguna vuelta al tema de cómo podrán ser las carreras tras el coronavirus.

Algunos medios han tocado el tema de una forma leve, por ejemplo y sin ánimo de ser exhaustivo, Territorio Trail (a su vez de un post de Instagram de Gerard Freixes, de Klassmark, organizador), Running.es (organizadores de la maratón de Barcelona, Titan Desert, Garmin Team Trail y otros muchos eventos), Trail Running Movement, Ian Corless, esta entrevista a un organizador de triatlón, Laetus, o este de carrerasdemontana de avituallamientos.

Pero quien más lo ha trabajado (y que lo haya compartido, dato interesante) es claramente Arista Eventos (Transgrancanaria, Haría Extreme, Spain Ultra Cup y varias otras): en este post que da enlace a un interesante documento donde se proponen medidas para organizadores, la parte central pero no única de todo esto.


Las implicaciones pueden ser mucho más profundas de lo que imaginamos ahora posiblemente, no tanto para desvirtuar este deporte pero sí para darle un giro obligado por las circunstancias. Y no sabemos para cuándo pero no creo que sea para poco tiempo, así que cuanto mejor y más sólidos sean los cambios y más flexibles seamos nosotros, mejores y más duraderos serán estos previsibles cambios. Vamos por partes.

Planteamiento

Mucho antes de entrar en avituallamientos y salidas en masa o no, las carreras en sí deben replantearse profundamente. Por ejemplo el aforo. Creo que ahora pensar en salidas masificadas son de lo primero a gestionar, pero es que hay que pensar en la cantidad de gente que puede tomar la salida y gestionarla desde un nuevo parámetro con más limitaciones que los medioambientales o la capacidad hotelera, y a partir de ahí debes dimensionar muchas otras cosas. Menos aforo implica más sorteos, más severos y más gente desencantada, y hacerlo todo con más tiempo.

Es muy posible que los eventos se tengan que simplificar (menos carreras por evento), más repartidas en días (tipo UTMB) y recorridos replanteados: sin tramos en común -o sin coincidencias de participantes entre diferentes distancias-, primeros kilómetros más pisteros, zonas de avituallamiento más amplias, limitar paso por localidades -o controlarlos mucho mejor- para proteger a los locales y, en mi opinión, limitar la movilidad de espectadores y seguidores.

La peor de las medidas sería, en mi opinión, limitar la distancia de carreras, me explico: aunque des el máximo que tengas dentro el diferencial de destrozo tan importante de una carrera de 160 respecto a 100 y el ventanón de inmunodepresión que se abre durante y tras éstas debería replantear si merece la pena algún año sin carreras tan largas y exigentes. Y es que hay tipos de carreras que ahora mismo son, directamente, implanteables, carreras demasiado largas pero con bastante participación (Tor) o de higiene dudosa y problemático distanciamiento social (Sables).

Huelga decir que menos corredores, avituallamientos más amplios, EPI para voluntarios y organización, etc. etc. es más caro, alguno puede colar un aumento desproporcionado, pero creo que todo va a repercutir en el corredor. Sí, las inscripciones pueden ser sensiblemente más caras, importante razón para replantear el calendario de cada uno.

Legislaciones

Los eventos más problemáticos son los internacionales (pero veremos si las posibles escaladas y desescaladas de futuras oleadas pueden condicionar también dentro de las fronteras de un país), pero una cosa debería tomarse en serio: sólo los legisladores competentes pueden impedir vuelos pero también exigir pruebas sanitarias adicionales: que me tomen la temperaturas (o me digan si huelo o "sepo" algo, como se ha llegado a usar en Estados Unidos, como medida indirecta y rudimentaria de saber si tienes el bicho) o que me exijan una certificado de que estoy libre de bicho (aparte de para el seguro de la prueba) lo debería de exigir una autoridad, no una organización o un club. Espero y deseo que cada uno haga su parte pero que nadie se extralimite, especialmente en el tema de salud porque sería traspasar una peligrosa línea que si se hace al menos espero sea recíproca, es decir, que si un país (Reino Unido) me pide un certificado de que no soy un leproso, toda organización española lo debería igualmente pedir a los hijos de la Gran Bretaña.

Entrenamiento

Deberíamos plantearnos menos objetivos y más espaciados para estar más recuperados y preparados, más en forma y afrontar las competiciones con más seguridad. Además, y en un alarde de responsabilidad individual, deberíamos ser conscientes de nuestras limitaciones y movernos más en zonas acorde a nuestro nivel para no exigirnos más de lo que estamos preparados. En carrera debemos estar más despejados y pensar con más claridad y eso no lo hace nadie exprimiéndose como si le fuera la vida en ello. Quizá sería de agradecer la posibilidad de hacer cambios de distancia por parte de las organizaciones hasta un par de semanas antes e incluso downgrades en la propia carrera en aras de la seguridad.

Material

Cuando el UTMB puso obligatorio los guantes y los pantalones impermeables, quejicas aparte, se estableció como nuevo estándar y nos adaptamos todos dado que se implementó en muchas ultras. El coronavirus puede implicar menos avituallamientos, más autosuficiencia y menos velocidad, y se deberá adaptar el material a ello. Mochilas más grandes, posibilidad de llevar bolsa de hidratación (no todas las mochilas las admiten), más alimento o un soft flask de repuesto pueden ser algunos de éstos nuevos estándares posCovid. Los entrenamientos previsiblemente serán más solitarios con lo que tendremos tiempo para probarlo todo.

Evento

Las grandes carreras son mucho más que la competición en sí, incluyen ferias, pasta parties, presentación de corredores, ruedas de prensa, eventos paralelos... Me da que como todo lo accesorio, cuando toca simplificar, será de lo primero que desaparezca. ¿Ruedas de prensa con periodistas separados? Vale. ¿Comidas guardando dos metros de separación? Hombre para eso me quedo a comer en el hotel o apartamento, ¿no? ¿Presentación de corredores por un pasillo y público ilimitado? No pinta. ¿Y las ferias? Aforo limitado, sin probadores, pasillos muuuucho más anchos, en abierto. Se debe replantear acción a acción y valorar adecuadamente, no sólo por la seguridad per se, sino porque todos vamos a estar retraídos a participar, y para eso, mejor concentramos esfuerzos en otras cosas. Algunas de estas suponen pérdida de ingresos con lo que implica (ver arriba, precio de dorsales).

Tenemos tecnología a cascoporro y la podemos usar en nuestro beneficio, pongo un ejemplo: una rueda de prensa donde cueste separar a corredores elite y periodistas, puede replantearse a hacerlo por streaming con preguntas tuyas o mías. Has reinventado la ruedas de prensa clásica y la has reformulado como algo más social.

Por supuesto, la recogida de dorsales -que tiene siempre un componente social- deben resolverse de maneras más creativas y asociales: "cita previa" o enviar a casa u hotel. Lo mismo para briefings, no ha lugar al formato actual habiendo redes sociales, newsletters y demás.

Propuesta de recogida de dorsales:



Salida

Ni que decir tiene que la salida es uno de los momentos calientes. Caliente significa en la nueva normalidad pasado. Salidas por tandas de pocos corredores, no tengo claro si entremezclados niveles para que se separen rápidamente, u homegéneos para que haya menos adelantamientos entre tandas pero grupitos más pequeños, y posiblemente repartidos aleatoriamente para no juntarte con tu colega y duplicar posibilidades de pillar bicho. Se podría hacer por puntos ITRA o por tiempo estimado en meta como se hace en maratones. Lo ideal serán varias zonas "estancas" por las que vas avanzando y con áreas en el suelo para que en ellas tampoco se acerquen los corredores y, obviamente, alejados del público. Y lo ideal sería también llegar y salir, sin mamoneos previos ni mucha cháchara: se va a correr no a hacer amigos ;)

Los elites deberían comprimirse en el menor número de cajones de salida posible y por diferencia de sexo para que compitan en igualdad de condiciones, y siempre el tiempo será neto para todos, como es lógico.

Creo que es lógica una salida pistera-asfaltera al principio, lo antes posible del núcleo poblacional, incluso a horas intempestivas, con servicio de lanzaderas para llegar a ella y prohibiendo o desalentando el coche privado (aparcamiento a 3 km de la salida o de pago, pero sí zona de te suelto y vas tú -como todas las salidas de los aerpuertos-), con uso de mascarillas hasta el momento de la salida y quizá un poco más. La clave es llegar al primer estrechamiento lo más separado posible y creo que esta metáfora puede ayudar a entenderlo:

Desarrollo de carrera

Tema peliagudo: se corre solo/a. Es lo que hay. Y se deja pasar. También es lo que hay. Por tu seguridad y la de los demás. Que no haya drafting es imposible de controlar (y ningún organizador está para ir de policía) pero a la vez quien mejor puede hacerlo somos nosotros mismos. Es un tema de responsabilidad de cada uno y no es tan sencillo porque todos creemos que lo hacemos bien y todos vemos lo mal que lo hace el resto: ¿no te has parado a pensar que si todos pensamos que lo hacemos bien alguno de nosotros seremos necesariamente alguno de los idiotas sobre los que se hacen memes en las redes? Pues como no es fácil y como al final llevamos un dorsal vuelvo a lo de que nos tenemos que replantear objetivos, estrategias y temporadas, ser más calmado, tener cierto punch para adelantar velozmente, ceder sin que te lleven los demonios (culo contra culo, como en los aviones, no es lugar de arrimar cebolleta) y ser más empático. Suena a mundos de Yupi, lo sé, pero si no estás dispuesto a pararte 25 veces en una carrera para que te adelante, quizá sea el momento de que no hagas trail porque discurre en parte por senderos.

Otro tema delicado: toda asistencia externa debería estar terminantemente prohibida, elites y populares. Menos gente en general, menos gente en avituallamientos, menos coches circulando, menos problemas de todo tipo.

También deberá prohibirse tirarse en el primer colchón que te encuentres por ahí:



Avituallamientos

Otro punto caliente son los avitus. Dado lo babosos que somos todos, el tiempo que a veces echamos en ellos y que muchos son asistidos por voluntarios, en mi opinión, los avituallamientos deben replantearse de principio a fin hasta hacerlos prácticamente irreconocibles.

Algunas ideas a vuelapluma: mucho más amplios (no todos los sitios lo permiten); mucha más separación entre ellos (mucha más autosuficiencia, puntos de sólo agua y uno sólido cada 40 km en ultras); si se te proporciona alimento, en bolsas individuales o sistema en que te autosirvas sin contaminar al siguiente (o incluso sólo con las bolsas que tú hayas dejado y que te llevarán a avituallamientos correspondientes, con uno cada maratón me parece suficiente); con sistemas donde te sirvas tú el agua sin poner en riesgo a nadie, otra posibilidad -desgraciadamente- es la de botellas individuales o bien un aljibe con persona sirviendo a distancia; "nulo" servicio médico, incluyendo fisioterapia y podología; una zona separada de descanso por tiempo limitado o hasta completar aforo; más autonomía en ellos, todo lo tendrás que hacer tú, poca o nula interacción, mucho más orden en avituallarse; abandono en pocos puntos concretos so pena de ajusticiamiento sumarísimo, etc.

Todo esto no es para todo el mundo ni serán los oasis que son ahora, se te deberá invitar a irte sin más dilación, por eso habría que llegar más sobrado de fuerzas; desconozco si el uso de mascarillas puede ser más un engorro que otra cosa; sin interacción, sin amistades animando ni posibilidad de compartir demasiado pueden ser algo fríos, pero son avituallamientos, creo que la nueva normalidad implicará carreras más autónomas pero también más íntimas y solitarias, donde requerirás de más recursos psicológicos.

Meta

Llegar y a tu casa. Básicamente. Bolsa en meta con algo de comida y agua, medallita o camiseta, y te piras. Si quieres un masaje que te lo den en tu localidad el miércoles. Obviamente los podios serán con poca gente (¿sólo medios?) y emisión por streaming.

Autoaislamiento

Tras un esfuerzo intenso se abre una ventana de inmunodepresión, deberías aislarte por un tiempo -días- por tu propio bien; pero dado que has estado expuesto a mucha gente en situación de debilidad y nubes de babas, por no transmitirlo a tu entorno, ese aislamiento debe de ser hacia tu entorno también. Si la carrera es internacional (o no), llevar el bicho a tu localidad, trabajo o familia debería ser motivación suficiente para autoaislarte y extremar medidas durante un tiempo quizá. Se trata, al final, de no darles trabajo a los del ataúd que no dan más de sí.


¿Falta algo, sobra algo? Piensa que el deporte con dorsal -como se está viendo- es lo último de lo último, y sería inaceptable que esta actividad humana tan irrelevante y superficial implicara gasto sanitario excesivo, pérdida de horas-hombre laborales y qué decir de vidas. Somos el último pedo tras una gran cagada, por eso o se hacen las cosas muy bien, a nivel grupal e individual, o somos de los deportes con más riesgo de sufrir severas limitaciones externas, así que hagámoslo nosotros porque sabemos más de esto que un legislador.

Finalmente, para mí, las medidas "técnicas" son sólo la mitad, la otra mitad es que todo funcione y hacerlo de una forma humana. Si no aceptas el reglamento y sus limitaciones; si no te ves capacitado para hacer 40 km (por ejemplo) sin un ánimo o tu comida favorita; si no ves disfrute a correr solo un porrón de horas; si crees que lo del coronavirus no va contigo, es una enfermedad de viejos o "de algo hay que morir"; si eres de los que siempre buscan el atajo y te reconoces como más listo que la media (que no inteligente)... déjalo estar. Si un organizador tampoco cree que va a poder aplicar las medidas o piensas el negocio es lo primero, déjalo también.

Que todo esto funcione y que la experiencia sea buena para todos me parece el más difícil de los retos, depende en parte de la voluntad individual pero también de la actitud y de que entendamos de verdad de qué va todo esto, y viendo lo que vemos, creo que aún no lo hemos entendido del todo. Como ya he dicho, 2020 está perdido y con suerte en la primera mitad de 2021 se retomará, tenemos unos meses para replantearnos nuestra actitud y motivaciones, y que los organizadores vayan por su lado trabajando. Volverán las competiciones de trail, reformuladas supongo, pero volverán.
s

El placer de correr

sábado, 2 de mayo de 2020

Cuarenta y ocho días de anormalidad son suficientes para echar bastante de menos correr. Desde hace demasiados años me pregunto si de verdad me gusta correr o es solo una herramienta para conseguir unos objetivos. Hace unos meses me leí el libro de André Agassi en el que afirma que nunca le gustó el tenis. ¿Me gusta correr? De correr me gustan, sobre todo, dos cosas: esos días en los que vas fácil, con cadencia, en los que te da lo mismo 8 que 80, en los que parece que en cansancio no va contigo. Y, por supuesto, parar el GPS en la puerta de casa, casi siempre con mejores sensaciones con las que he salido, sobre todo de cabeza. El resto, no sé yo. 


Hay una parte de sana rutina, de hábito, de lo que llevo haciendo toda la vida, y que no quiero perder. También ese estado mental en el que puedes pensar en cosas, sin muchas profundidad, hilando poco porque te distraes y de ahí alguna de sus bondades de, como digo, volver mejor de como empezaste. ¿Eso es todo?

Por supuesto en mi vida correr ha sido también una herramienta, para conocerme, para conocer mundo, para experimentar sensaciones que de otro modo nunca hubiera experimentado, para cocrear un entorno social, para vivir momentos y situaciones intensas, para llenar parte de una vida de recuerdos imborrables. El precio a pagar es alto, millones de kilocalorías, dinero en material y viajes, mil y una decepciones, lesiones y, en mi caso, un pie que dudo que esté sano en lo que me queda de existencia. No lo pongo en una balanza todo por si acaso.

Llevo tres años lesionado, hace justo tres años estaba considerablemente fino, en México, tras cumplir un sueño y me prometí no volver a entrenar en nada serio hasta que no estuviera sano de nuevo. Tras tres operaciones acepto finalmente que no volveré a tener el pie bien y estaba entrenando ya para otro sueño, con limitaciones pero consciente de ellas y del camino recorrido. Cuando llegó el coronavirus. Soy otro más al que le ha cortado la temporada, desgraciadamente tengo experiencia en empezar de cero y lo haré otra vez, la cuarta en demasiado poco tiempo. Lo he hecho otra vez, hoy ha sido el primer día.

Me gustaría equivocarme pero esta es mi predicción: no va a haber carreras en 2020, tengo serias dudas en la primera mitad de 2021 y habrá cambios importantes que desalentarán a muchos de nosotros a competir en este deporte a medio plazo; añade una galopante crisis que acecha y formatos de carreras quizá no especialmente atractivos. Mi consejo es que lo hagas, que cortas, que disfrutes el día a día de salir a correr y volverán las carreras si es eso lo que te motiva. Pero sobre todo aprende a disfrutar sin objetivo, es otro tipo de disfrute, mira más adentro, siente más la zancada, el braceo, tu respiración, la cadencia. Aprendí hace mucho la influencia de la tensión de los músculos faciales en la percepción del esfuerzo. Relájalos. Date algún homenaje de vez en cuando, en cuanto a distancia moderada, algún sitio chulo que te permita tu provincia. Explora. Disfruta la soledad, de tus pensamientos, de lo que has hecho, de lo que harás. Disfruta el ahora. 

Aunque en tres años no recuerdo haber pensado en tirar la toalla sí he pasado por ratos donde ya no podía evitar mirar a la cara a la realidad, aferrada a mí como una sombra de la que no te puedes escapar hasta que no deje de haber luz. Sé paciente en coger la forma física, aguanta las molestias como buenamente puedas, ve tranquilo, sin horizonte, pero a la vez sé consciente de que sin horizonte no hay fin.

Hoy no puedo decir que haya disfrutado corriendo pero una de las lecciones que me ha dado el deporte es la paciencia, aguantar lo que te echen, los inviernos pasan, siempre puede haber una tormenta peor, el viento puede dar en todas las direcciones, se puede salir de (casi) todas las lesiones. Hoy he corrido algo torpe y con sensaciones encontradas pero a cambio todo estaba increíblemente verde, le quedan dos telediarios a esta primavera que no fue, que no fue para ti y para mí. Y ahora, otra vez, a empezar de cero. He vuelto algo cansado de más, me molestan abductores, me va a llevar volver a sentirme corredor, cansa un poco por el pasado reciente que tengo. Pero tras levantarme unas cuantas veces, una cosa he tenido clara: siempre siempre acabas teniendo días fantásticos donde todo fluye. Días de volver calladamente orgulloso de ti mismo. Días de estar contento de haber encontrado una actividad que puede llenarte tanto.

Disfruta del placer de correr.
s

P.D.: todas estos caminos llevan a Ulanbaatar

Related Posts with Thumbnails