¿Quién es más rápido en pit stops, Kilian Jornet o Max Verstappen?

jueves, 1 de septiembre de 2022

¿Sabes cuánto tiempo emplean el primero en avituallamientos en el UTMB? ¿Quién fue el más rápido en 2022? ¿Qué porcentaje del tiempo se emplea en éstos respecto del total? ¿O cuánto pierde un corredor popular respecto a un élite? ¿Son más rápidos los avituallamientos del UTMB o los pit stops de Max Verstappen? Todo esto y mucho más en este post. O no.

Una consideración: los avituallamientos son carrera, los pasillos antes de meta también, las paradas a mear o cagar también. La única salvedad la veo en la seguridad, ayudar a alguien que se ha metido una hostia o tiene problemas por hipotermia. El resto es carrera. Y como tal se puede ganar o perder tiempo. Esto que parece obvio a alguno se le puede olvidar y quien se juega las tostadas lo ha estudiado bien.

Sobre los datos: sólo me he basado en hombres. Por nada en especial, simplemente no quería distorsiones (de mujeres que puedan ir más rápido corriendo y parando más o viceversa) y por cantidad. Falta algún dato que no está por error de cronometraje entiendo, pocos, que he interpolado a ojímetro, no cambia en nada las conclusiones. Sobre los datos del corredor 'ciento' cojo el de esa posición que puede o no ser representativo pero que marca la tendencia, hay excepciones que se comentarán.

En los avituallamientos hay dos tipos de corredores: el que manda y el que obedece. El que manda hace lo que tiene que hacer -comer, cambiarse zapatillas, abrigarse...-, se toma el tiempo necesario y nada cambia su previsión; el que obedece sigue al que manda, recorta de donde no debería y se deja llevar, en ocasiones esto va en su contra. No sólo es hacer tus deberes sino que también es un juego psicológico que generalmente se tiene previsto de antemano: por ejemplo, saltarte un avituallamiento puede implicar que has cargado más agua o pones en riesgo tu nutrición, pero eso lo sabes tú, no tu rival. 

Un gran ejemplo es este avituallamiento donde Kilian y Blanchard nos dan una clase de gestión de avituallamientos:

  • Blanchard tiene el avituallamiento alejado respecto a la cámara pero su cuerpo está buena parte de la secuencia girado respecto a su mesa para tener a Kilian a la vista;
  • Kilian se sienta "casualmente" con Blanchard a la vista, le tiene en su campo de visión, directo o periférico; la posición sentada a horcajadas de Kilian se siente más relajada que de pie, también se puede levantar más rápido en caso de necesidad que enfrentado a la mesa;
  • cada uno come y bebe a voluntad y saben de la importancia de ese avituallamiento que a la postre será decisivo, Blanchard y su asistencia le echan varias miradas (fotos superiores). Yo diría que tanta mirada indica que quieren montarse un trío pero lo mismo no. En este momento es en el que Kilian tiene el control de la situación: Blanchard hará lo que diga Kilian;
  • Blanchard bebe agua con gas, ¿qué haces con tu vida, Mathieu?;
  • Kilian mira directamente a Blanchard varias veces (foto inferior izquierda) y posiblemente de una forma algo inconsciente (por los cojones) evalúa la situación;
  • Kilian se levanta, algo que ve tanto la asistencia como el propio Blanchard (derecha abajo) que no lo quita ojo, no hay reacción aparente pero éste ya tiene el culo apretado;
  • cuando parece que el final del avituallamiento se acerca, las voces del público ponen en aviso a Blanchard lo que desencadena la reacción de éste, aunque aparentemente continúa con su protocolo al mínimo amago de Kilian sale detrás;
  • es tan evidente que Kilian controla la situación que Blanchard claramente le deja pasar para salir del avituallamiento. 

Por este y otros motivos creo que -opinión impopular- Kilian no era el mejor corredor del UTMB 2022 pero sí el que mejor gestionó las cartas: dejar hacer a Walmsley, gestionar importantes crisis que casi le hacen abandonar, asumir que te alcance alguien por detrás al que le llevabas ¡16 minutazos!, volver a retomar el mando y apretar las tuercas casi inmolándose por el camino (cojeo final, ritmo arrastrado como creo que no le recuerdo) para ganar. Dice Coros que se marcó un 5k equivalente (si fuera llano) en el kilómetro 151 en 16'45" (a 3'21" de media) en ese cambio final, que decidió la carrera pero le dejó a él para chopped también.

Vamos a ir respondiendo a las preguntas.

¿Quién invirtió menos tiempo en los avituallamientos del UTMB 2022? Mathieu Blanchard, 11'06".

¿Quién ganó en cada avituallamiento? En todos Blanchard excepto La Fouly en el que Kilian invirtió dos segundos menos y Vallorcine en el que Andrew Symonds (11º) hizo cuatro segundos mejor que Blanchard.


¿Cómo fueron los avituallamientos de Kilian? Tardó 16'14", 5'08" segundos más que Blanchard. Es un importante 47 % más. Si no me ha fallado la regla de tres es el equivalente a 737 metros "regalados" a Blanchard en el total de la carrera a ritmo de carrera.

¿Cuál es la media del Top 20? La media son 22'39", un +104 % respecto al ganador, el doble, vamos.

¿Qué tiempo supone las paradas en los avituallamientos respecto al total? Al mejor sólo le suponen un 0,9 % del tiempo empleado en la carrera; a Kilian un 1,4 %. Al Top 20 un 1,7 %.

¿Quién hizo los peores avituallamientos de la cabeza? En el Top 10 fue Jonas Russi, empleando un total de 30'09" de tiempo parado, un 2,3 % de su tiempo total en carrera. En el Top 20 fue el chino Duomin Deng, con 46'10", un 3,3 % del tiempo total. Si Duomin se volviese loquísimo e hiciera (pudiera hacer, más bien) los tiempos de Blanchard en avituallamientos pasaría de 20º a 14º, no es poca cosa.

¿Cuál es el avituallamiento más rápido y el más lento? El más rápido es La Fouly, posiblemente por su cercanía con el anterior, la media del Top 20 es 1'52", tres corredores (Blanchard, Kilian, Symonds) bajan del minuto. El más lento es Courmayeur, tras buenas horas de noche y siendo la mitad de carrera por kilómetros es un punto clave de rehacerse y resetear: los tiempos medios son de 5'33", Blanchard hizo un meteórico avituallamiento en dos minutos y medio y el peor, Guomin, casi quintuplica ese tiempo.

¿Es más rápido Mathieu Blanchard -o Kilian Jornet- que Max Verstappen? Aquí viene la respuesta al título del post, no-era-click-bait, malpensado. Las carreras de Formula 1 son algo variables porque en el tiempo total cuentan banderas amarillas, safety car y virtual safety car (pero no rojas, creo). Como alguna carrera ha tenido últimamente alguna o varias de estas circunstancias he cogido las últimas cinco, con tres ganadores, Carlos Sainz (yeah!, Gran Bretaña), Charles Leclerc (Austria) y Max Verstappen (Francia, Hungría y Bélgica). La media de paradas -cuento la entrada y salida de boxes porque los corredores también hacen entrada y salida de avituallamientos- es del 0,81 %, es decir, sólo un 0,08 % mejor que Mathieu Blanchard, teniendo en cuenta que el UTMB es más del doble que el tiempo sumado de estas cinco carreras de F1. Cuando se habla de que en el trail se hacen avituallamientos como en F1 no se va del todo desencaminado. 

Quizá sería más lógico compararlo con las 24 horas de Le Mans, por duración. No he encontrado datos actualizados pero dependen del año por normativa (mayor o menor capacidad de depósito), son tres pilotos, no se reposta y cambia ruedas a la vez por seguridad y los cambios de rueda son más lentos porque dejan sólo dos mecánicos por rueda. Con datos 2011 el mejor equipo en boxes fue Chevrolet (uno de los pilotos el español Antonio García, maratoniano, por cierto) y pasó 32'05" parado incluyendo el proceso de entrada y salida del pit lane (para 24 horas de carrera, obviamente), un 2,23 %, es decir, mucho más lento de los tiempos de Blanchard, Kilian y 19 de los 20 primeros. Creo que da una idea de lo increíblemente buenos que son estos corredores de trail que se meten unas palizas impresionantes con mínimas paradas.

¿Qué corredores destacan por los bueno y por la malo? John Barrera (17º) tiene el segundo mejor tiempo acumulado de avituallamientos, con 15'30" (1'1 % parado respecto a su tiempo total), Andrew Symonds es el cuarto en tiempos (16'29") pero el tercero en porcentaje, pues supone el 1,2 % del tiempo total de carrera. No sorprende que Jim Walmsley sea el segundo peor tanto en porcentaje (2'1 %) como en tiempos (26'24") dentro del Top 20 penalizándole mucho Champex-Lac (8'04") pero es realmente poco para el estado tan lamentable que tenía a esas alturas de carrera.


¿Y más atrás? He cogido decenas enteras de posición exceptuando mujeres y me sorprenden Jonathan Monany, Seth Swanson y Rémi Berchet (posiciones 40º, 50º y 59º) que tienen mejores tiempos que gente del Top 20 y mejores porcentajes (1,6, 1,7 y 1,8 % respectivamente). Mejores incluso que gente que ha hecho cinco horas menos en la carrera. Esto indica que son 'racers' natos pero su cuerpo, por la razón que sea, no da para llevar ritmos más altos mientras corren pero liman de donde pueden.

¿Y mucho más atrás? No voy a cogerme los datos de los 1789 corredores pero de una forma cuasialeatoria ninguno está parado el 10 % del tiempo total de carrera con una importante variabilidad entre el 5 y el 10 %, e incluso el último clasificado sólo está parado un 5,7 %, lo que da una idea de que iba a su límite en movimiento y apuró de donde pudo, de las paradas. Bravo por él.

Obviamente se pueden hacer mil y un análisis y muchas grafiquitas de colores, muestro una:

Para analizarlo, cada columna es un avituallamiento y cada color un corredor, por ejemplo:
  • el rectángulo rosa corresponde a Kilian y Blanchard, obsérvese lo finos que son ambos pero en varias ocasiones el naranja (Blanchard) lo es más que el azul porque Mathieu tardaba menos que Kilian;
  • en morado el primer mal avituallamiento de Thomas Evans, desconozco el motivo pero es con diferencia el más lento;
  • el triángulo verde es la evolución del 20º clasificado, a partir de cierto momento consigue que no se le alarguen mucho porque se le estaban yendo de madre.
Lo dicho, da para bastantes análisis, por curiosidad o porque quieras tomarte en serio estas partes de las carreras, esto es sólo una pincelada.
s

De paseo por el Ultra-Trail Village

martes, 30 de agosto de 2022

Desde 2017 no publico lo visto en la feria del corredor del Ultra-Trail du Mont Blanc. En este tiempo ya no se llama la carrera Ultra-Trail du Mont Blanc sino UTMB ni la feria Salon Ultra-Trail sino Ultra-Trail Village. Tampoco es una feria del corredor al uso porque se ha convertido en la feria de trail running más importante del mundo, algo informal no como las profesionales de ISPO, OutDoor, Outdoor Retailer o The Running Event, pero donde se concentra, en sus stands o en sus pasillos, material interesante.

Por estricto orden alfabético.

No mucho que destacar de Hoka, una cara chaqueta, prototipos que llevaban Walmsley y Garrivier (primera mitad de carrera) con mediasuela alta posiblemente cuerpo de Rocket X y suela de Tecton X, algunos corredores con nuevas mochilas Archmax (cada uno tiene libertad de llevar lo que quiere, está visto) pero la parte de Hoka se la lleva la activación del patrocinio. Semana de eventos, corredores, stand, el túnel de colorines y mil cosas más. Se lo han comido todo. Hay que invertir tiempo, energías y horas/hombre pero el resultado estuvo ahí, sencillamente han arrasado con la competencia en visibilidad.


Kailas Fuga Du Trail. Zapatilla absolutamente marcada por la pieza trasera para enganchar las polainas, elemento que en general se usa bastante poco. Puede que colabore con la mediasuela en cuanto a estabilidad pero tiene demasiada preeminencia en el diseño. Decentes acabados, suela con demasiada forma de Coca-Cola y poco más. Me gustaron más otros modelos de la marca. Overdesign que dirían los ingleses.


También un poco complejo para mi gusto el chaleco con cierre 'Boa'. Hubo una época donde se le puso Boa a todo lo que se meneaba, de guantes a bolsas de sillín. Kailas lo ha puesto en el sistema de plegado de bastones y en el cierre y ajuste frontal de una mochila. No sé cómo irá lo de engancharte la mochila con manos frías o guantes, al accionamiento en sí no le veo a priori tanto problema pero las piezas que debes quitar y poner sí. Se diseñan demasiadas mochilas pensando en ser asistido desde fuera y yo lo achaco a fiarse en demasía de los pros, que para unas cosas son fiables para otras un "cáncer" por lo alejados que están de la realidad del corredor medio popular.


Las reinas de la feria, las NNormal. El hype está por los cielos. Y eso mola, nos mantiene atentos. No he escuchado/leído/querido escuchar/leer lo que se dice, ni por parte de la marca ni por parte de medios. No sé qué de 1300 km. Vamos a ver: lo que vale de una zapatilla es la mediasuela, es la que te protege de los cientos de miles de impactos contra el suelo. La parte superior o la suela tienen una importancia relativa, ésta más en zapatillas de trail. Pero nadie ha hecho hasta la fecha una zapatilla que garantice esos kilómetros, garatice de verdad, blanco sobre negro, escrito, en el contrato de compraventa. Yo le he hecho a muchas zapatillas más de 1000 km y eso no vale ni pa tomar por culo, y lo notas cuando estrenas el siguiente par. Alguien me dijo que eran unas zapatillas para todas las condiciones y me recordó la anécdota de Henry Ford y su Modelo T que le decían que si había opciones de colores: "sí, si son negro". Es una zapatilla minimalista, para quien tiene buena técnica de carrera, sea ligero, por terreno preferiblemente seco y con técnica entre piedras. No es una zapatilla ni para todos ni para todo. Si alguien vende recetas universales, miente. 

Ahora va la parte personal que me he dado cuenta de que no me ha pasado sólo a mí: las expectativas. Todos esperábamos algo innovador, diferente, único, original. Y tras ver zapatillas, textil, mochila y algo más te quedas un poco decepcionado, no porque los productos sean malos o no cumplan lo que se espera de ellos sino porque quizá nos habíamos creado expectativas que no se han cumplido. No voy a hacer el chiste malo de que la colección es normal pero con el altísimo nivel de un pequeño puñado de marcas para mí no destaca. Y esperaré a 2024 cuando espero que haya novedades más interesantes.

Del textil vi algo más alguna foto con detalle. La mochila sí la vi y no entiendo la parte impermeable (toda la zona abdominal-lumbar), obviamente sé el fin pero dudo de la comodidad; me disculpe si alguien se siente ofendido pero me parece "una Salomon tuneada" y creo que no fallo. Pero es que en mochilas a ver quién es el majo que innova. Para mí la última innovación fue la Raidlight Revolutiv 12L con bolsillo que se movía pero no tuvo aceptación; bastantes años antes y unos desde entonces, erial. No porque no haya ideas sino porque es un producto al límite de su evolución por el excelente desarrollo de años pasados. Sólo tienes que ver mochilas de otras actividades como bici para darte cuenta de los años luz de diferencia con las de trail. Lo siento pero no cuelgo fotos porque no era algo público.

Vuelvo a la zapatilla. Vibram Megagrip Litebase, 6 mm de drop, parte superior de Matryx con hilos de kevlar, bah, esto lo lees en cualquier sitio. Dos colores, unisex. Ninguna mención a tema de reciclaje. Sí me gustó el tacto de la mediasuela y creo que tiene un excelente potencial en zapatillas versátiles (Cascadia) o de mediasuela alta (Speedgoat), y ahí es cuando creo que sí se va a tener un producto mucho más adecuado para el popular. 180 €. No entendí la fina lámina textil bajo la mediasuela (no es pintado como me pareció a primera vista), no es una placa antirrocas, puede ser una mínima barrera a la perforación o para mejorar la adhesión de la cola con la suela. El segundo modelo visible estaba presente entre la gente del equipo de NNormal, entiendo que son muestras comerciales y tengo dudas de una unión y no tengo claro si son adecuadas para correr (recuérdese que NNormal es de trail y de trekking).


Un día dije en tuita que no recordaba una gorra sin costuras, sino con piezas pegadas (refiriéndome a la NNormal en Hardrock). Error. Debí recordar On, la marca más fina y de mejores acabados del mundo. Excelentes. Y sí, con una gorra no cosida.


Raidlight presentó una zapatilla completamente nueva, la Ascendo, zapatilla con propósito de ser versátil, todo uso. La zapatilla perfecta para nada y buena para todo, la zapatilla compromiso. Una novedad importante es la suela y mediasuela Vibram (suela Megagrip). También la Revolutiv (foto inferior) adopta suela y mediasuela Vibram. Y la Ultra con nueva parte superior de Matryx con hilos de kevlar (¿dónde he leído esto antes?). Pasos adelante.


Aunque no sean novedad tenía ganas de tener en mis manos las Speedland, famosas por su alta tecnología... y por costar 400 porrazos. Una pocholada.


Estaba también presente la nueva versión, la SP:LZX3:RT1 creo que se llama, que sólo tiene dos mínimos cambios: velcro trasero para polainas y diales Boa Li2 de aluminio.


El stand de The North Face era muy interesante porque explicaban el desarrollo de la tecnología de placa de carbono Vectiv. Por cierto, puestas en los pies me resultó bastante inapreciable la placa en sí, pero todo lo que tenga fibra de carbono tiene mi aprobación con los ojos cerrados.


Por casualidad le vi a Zach Miller un prototipo, y cuando se paró a hablar con El Pelazo, también llamado Tim Tollefson, le hice unas fotillos.


Los americanos van haciendo mochilas decentes, en esto Europa sacaba una década, y los Ultimate Direction, Camelbak, Nathan y también Ultraspire han ido recortando diferencias. Me gustó la parte semirrígida de la foto de la derecha para coger y dejar cosas con facilidad (no creo que se te caiga nada si no haces un vuelta y vuelta).


Y poco más, alguna marca que desconocía de nutrición, algo nuevo que viene desde España, muchas conversaciones distendidas con gente del sector, buen rollo y buena meteo. No se puede pedir más si te gusta el material de trail. Bueno sí: estimados hosteleros de Chamonix y área, no mueran de éxito, no pretendan exprimirle demasiado a las tetas de la vaca, los precios se están volviendo prohibitivos.
s


UTMB 2022, el previo

viernes, 19 de agosto de 2022

Sabiendo que no están ninguno de los ganadores del año pasado se podría pensar que es una edición descafeinada. Entiendo que ha sido algo casual pero no es difícil imaginar otras hipótesis más retorcidas... porque quien le va a dar el brillo este importante año -el primero independientes de ataduras- es, sin ninguna de las dudas, Kilian. No sé si por eso o gracias a eso tiene un lugar preferente en la feria del corredor el stand de "su" marca NNormal, pero me parecería lógico negociarlo. Y si me parece a mí no te digo a otros más aguilillas. Lo queramos o no, la edición 2022 se prevé un...

Kilian y los demás

Sigo pensando que es un lujo contar con la presencia de Kilian Jornet y egocentrismos franceses aparte espero que el UTMB y su gente lo valore en su justa medida y no sólo con la calculadora en la cabeza. Es el único atleta de trail running realmente global y eso atrae a masas y atención, así que todos esperamos que el recorrido esté de bote en bote y el cronometraje en directo se colapse (como todos los años, por otra parte).

Nunca jamás he visto correr a Kilian como este año. Agresivo. En el buen sentido, en el del corredor profesional que busca su beneficio y el resultado, desde la salida. Sólo quizá su primer UTMB es comparable pero ahí "le dejaron solo" y la mayoría o no le siguieron por ritmo o pensaban que iba a reventar. Reventar reventó, la carrera. Y esa forma de correr de este 2022 quiero pensar que puede ser un preámbulo de lo que pudiera ser UTMB. No salir a degüello y que me siga quien quiera, sería un riesgo deportivo y comercial, sino no tan agazapado como en pasadas ediciones. Y eso puede estar bien para los que seguimos la carrera desde fuera.

He dicho comercial porque creo que esa parte de "vendedores de enciclopedias" que todos tenemos y que no se expresó lo suficiente en su anterior marca me da la sensación que ya ha explotado. Y me parece fenomenal. Igual que hay escapadas en el Tour con el único motivo de lucir patrocinadores durante minutos u horas la visibilidad de un UTMB se puede cuantificar también con una exposición parecida, y algunos tímidamente (sputniks) ya lo han desarrollado pero creo que es un componente que no se puede descartar y menos en el año de lanzamiento de una marca, a pesar de que sí, es más importante hacer una buena carrera y ganarla.

Con rivales de peso pero sin su "verdugo" del pasado en esta misma carrera (me refiero a Paco, lógicamente) al que "ajustició" con alevosía y nocturnidad en Hardrock, una victoria igualaría el marcador en 4-4 y lo resolvería en 2023. Sigamos con el hype. Precisamente Hardrock puede ser su talón de Aquiles. Seamos sinceros, en el calendario hay una serie de saraos sobrevalorados (¡ea!) y Hardrock es uno de ellos. Se cumplen años y aunque el no-tan-gran resultado de Sierre Zinal pudiera apuntar a una no-perfecta recuperación de Hardrock sólo él lo sabe y se lo demostrará a partir del kilómetro 100-120. Un plan C si hubiera dudas de forma física sería tratar de reventar la carrera hasta ese punto y que aguante quien buenamente pueda. Pero me creo más lo de que tuviera un mal día y/o venía de alguna semana de carga importante.

Hasta que se demuestre lo contrario es mi favorito.

Ilustro con una foto que todos esperamos volver a ver pronto... El Onvre. (Kilian es el de la derecha, pero nuestro corazón y suspiros están ya sabemos dónde. ¡Ay!)

Los demás

Para mí hay un buen grupo de corredores que pueden estar luchando por la victoria. Sin que abejas ni cosas raras acaezcan. Empiezo por orden de probabilidades (calculadas con mis santos cojonazos):

  • Hannes Namberger: el Terminator del trail porque vaya pinta tiene el colega de que te va a arrancar la cabeza si le dices algo. Otra vez test exitoso en Lavaredo, victoria antes en Penyagolosa y un bolo antes. Creo que tiene la autoconfianza para ganar si no se le ha hecho larga la temporada. Parece una roca, baby.

  • Aurélien Dunand-Pallaz: no sólo por ser segundo el año pasado sino por demostrar una buena consistencia y centrarse en el objetivo de los objetivos. Una temporada bien planificada (sólo un 100 a finales de mayo) le deja el tiempo, las energías y la mente para prepararse para el día D.
  • Pau Capell: con un perfil mediático muchísimo más bajo que otros años y una temporada claramente menos cargada de ultras largas (Patagonia y Transgrancanaria como únicas de +100 km, en el pasado solían ser mucho más), entiendo que está más o menos recuperado de todos los males del pasado y con ganas de volver a situarse en la escena mundial de este deporte. Entiendo que la retirada de Lavaredo fue algo pasajero y entendible a lo largo de una temporada. Se le ve centrado, como siempre, pero creo que hasta él tiene dudas.
  • Jim Walmsley: lo de mudarse a Francia fue digno del ¡Hola! del trail y una de las chorradas más curiosas de este mundillo. Los que tenemos buena memoria (ja ja ja) recordamos que Scott Jurek (en su época bastante más que Jim ahora) se mudó a Francia para... no comerse un colín. O baguette. Club de Comédie. Fue, de hecho, su gran punto negro en su inmenso currículo. Con sólo unos meses desde que se mudó Jim no creo que le haya dado tiempo a notar un cambio cuantificable. En algún vídeo se le ha visto manejar bien los bastones, ya no lleva la mochila homeless y habrá entrenado con frontal, bien, pero la gran diferencia para mí es olvidarse de Western (ver sobre saraos más arriba). Y sí, el año que viene puede que ya sí haya asimilado los cambios de verdad (si es que no se ha hartado de los franceses y esté deseando volverse a Arizona). Ver imágenes de su primera participación, parándose en los controles para no salir solo de ellos ahora mismo son sonrojantes seguro que hasta que para él; sus salidas cañón (que no acabaron en esa edición) parecen cosa del pasado; pero seguirá comiéndose una pizza sentado en un banco de piedra la noche antes de la carrera. Porque, eh, Jim es muy suyo. Y que no lo pierda del todo. Creo que va sentando la cabeza, parece que tiene estabilidad y alguien (si no lo ha recogido para el vídeo promocional que nos comimos hace algún mes, folletín bastante infumable muy made in America) con el garaje bien ordenado es alguien que suele tener la cabeza bien amueblada. Sí, hay que fijarse en las cosas IMPORTANTES en esta vida y el garaje lo es. Si no estás de acuerdo con esta afirmación, abandona este blog. Pero el tiempo de destacar en otro deporte (casi lo es respecto a sus orígenes deportivos y la mayoría de carreras americanas) no es poco y le puede llevar "un par" de años en este nuevo, así que hay que dejar de madurar aún el fruto. Veremos si me equivoco.

  • Thibaut Garrivier: entre el elenco de franceses con más proyección tenemos a Thibaut, que con otra temporada aparentemente bien planificada en su única carrera larga, Madeira, sólo el del garaje ordenado le ganó, y no por tanto. Creo que es para estar animado y confiado, además de por haber ganado la CCC el año pasado. Lógicamente su debilidad es su nula experiencia en más de 120 km. 
  • Tom Evans: uno de los tipos con más talento y que se nos ha perdido un poco con pajas mentales como cross, pista, intentos de ser olímpico, asfalto y demás paparruchas. No se le ha pasado el arroz pero desde 2019 no hace una ultra larga de verdad. ¿Una losa? Pues algo, seguro. ¿Suficiente? No lo creo.
  • Mathieu Blanchard: eeeeeh, que hizo podio el año pasado aunque "sólo" cuarto en Madeira y quinto en Lavaredo este año. ¿Fue ese podio del UTMB "casual"? Podemos confirmarlo o desmentirlo (un poco) este año.
Y ya. Como grandes favoritos me planto aquí.

Nota: el único de la lista anterior en grupo de edad 35-39 es Kilian. ¡Y tú le viste debutar y ganar con 20! Te estoy llamando viejo a ti, estimado lector. (En realidad cumple los 35 este octubre)

Outsiders

Sin ser claros favoritos al título cualquiera de ellos puede disputar y situarse en el podio y carne de Top 10 (el que acabe, claro, que sabemos que no menos de la mitad toma el desayuno del sábado en Chamonix).
  • Pablo Villa: tras un nefasto 2021 su victoria en la pasada Transgrancanaria "meando" (comillas) a los demás puede ser un factor de peso para ponerle en la anterior lista. Pero eso fue en febrero. Me explico: el subidón, la forma, la autoconfianza no se pueden mantener seis meses. Para eso, a falta de competiciones de nivel pero que pueden ser bastante destructivas, lo suyo es tener tramos de entrenamiento medidos para situar tu nivel físico y psicológico. No me voy a poner a mirar ahora las sensaciones que postea en los últimos meses porque no me creo apenas nada de lo que todos ponemos en en redes sociales, especialmente la escoria wishfulthinkera de Instagram pero pronto veremos la realidad.
  • Tim Tollefson: siempre en mi equipo. A pesar de que en su única ultra larga (Western) hiciera un 33º petando lo más grande es siempre un valor seguro. Bueno, ya tú sabes. Y siempre me ha parecido el valor yanqui más fiable. Últimamente se ha prodigado poco fuera de sus States, siendo sus dos últimos resultados un abandono el año pasado en Chamonix y una victoria en China en febrero de 2020. Ummmm. ¿Alguien sabe si volvió con tos? Sí, Tim está en esta lista porque tengo fe en él y no tengo que dar más explicaciones.
  • Zach Miller: del más fiable al más voluble. Y va y gana el otro día en Andorra. ¿Y si este es el año bueno? Je je. Es decir: je je. Todos debemos agradecer que su padre Dan le pusiera unas zapatillas en los pies en vez de un arma en la mano porque con lo loco que está habría salido en los telediarios. Así podría empezar su biografía. No puede no caer simpático con la imitación... otra cosa es que yo lo fichara... Ánimo, Zach, líala. ¡Queremos las calles de Chamonix encharcadas de sangre!

  • Jiaju Zhao: con buen nivel en el índice ITRA, perdón, UTMB, y pudiendo salir de China (me gustaría saber por curiosidad cómo expiden los visados) es un tipo con cuatro carreras de 100 millas en su haber, ganando tres y segundo en otra. Cierto que el nivel no sería el más grande pero esta misma temporada tiene dos resultados en Montreux y Eiger (2º y 5º) que sumada a la experiencia mencionada le ponen en el bombo de los posibles.
Ionel Manole, Pere Aurell, Scott Hawker, Jason Schlarb, Sage Canaday o Robert Hajnal son otros nombres importantes.

Mujeres, carrera mucho más abierta

Creo que la categoría de las mujeres está bastante más abierta por la también ausencia de su ganadora en la pasada edición (esto se lo tenía que mirar la organización) y no hay una Kilian. Me faltan también algunas corredoras top (Beth Pascall, Camille Bruyas, Maite Maiora, Lucie Delespierre...). De hecho, y lo dejo por aquí en medio y sin negrita alguna, en general ambas categorías me parecen de una de las ediciones más justitas en cuanto a pros en años. Abro paraguas.
  • Mimmi Kotka: el año pasado hizo una carrera con órdago a grande, chica, juego, pares, jaque mate, línea y bingo. Salió a reventar, reventó la carrera, reventó a muchas rivales, se reventó ella y aún así fue tercera. Mi favorita.
  • Audrey Tanguy: a pesar de que abandonó el año pasado me parece una de las corredoras más fiables del mercado. Quizá por ese abandono no la pongo como máxima favorita pero me cae bien y con el corazón me gusta mucho. Más razones a favor: segunda en su única ultra este año (Madeira), es ganadora de TDS 2019. Tiene todo para ganar, buena preparación, conocimiento del terreno, el soporte de su marca e incluso diría que es un poco "la niña de los ojos" de Hoka.
  • Ragna Debats: sobran las razones. Corredora sólida pero con no tanta experiencia en la larguísima distancia. Si a eso le añadimos quizá un poco de menos ritmo suicida en la salida (saludos, Mimmi), creo que es una de las principales candidatas.
  • Azara García: desconozco su estado de forma pero su único pero podría ser no tener unas 100 millas, pero sí tres carreras en el margen de 120-130 km. Calidad no le falta.
  • Katie Schide: la pongo aquí aunque es un poco Guadiana, como suelo decir. Una rareza entre las americanas, vive en Europa, relativamente poca experiencia en la distancia ultra americana (100M), solvente en lo técnico y con experiencia en el UTMB. En una edición algo descabezada pero que cuyos ganadores no desmerecerán puede ser la sorpresa.
En el grupo de las posibles, no sé si ganar, podio o al menos Top 10 incluyo a Manon Bonhard, Kaytlyn Gerbin, ¿Hillary Allen?, Aroa Sío, Emily Hawgood, Jasmin Paris, Kaytlyn Gerbin, Claire Bannwarth o Anna Karlsson.

CCC, el entrante

La CCC reúne un roster espectacular, un renacido Jonathan Albon (me daba la sensación de que ya estaba algo pasado), Hayden Hawks (también me da la sensación de que ha dado ligeramente la vuelta), Thibaut Baronian, Dakota Jones (todos-todos pensábamos que ya no volvería jamás a tener un nivel top, sorprendente lo de Hardrock, creo que es fácil suponer que le veremos en UTMB 2023), Aritz Egea (¿no está en su mejor temporada?), Andreu Simon o David Sinclair.

En las mujeres apuesto por Blandine L'Hirondel, Jazmine Lowther es otra top pero tengo curiosidad por saber el rendimiento de Marcela Vasinova (normalmente centrada en distancias más cortas). En este caso la versión masculina la veo más nutrida y la diferencia entre la primera y segunda es de 24 puntos, con lo que aunque Blandine no lo tendrá aparentemente fácil está un peldañito por encima.

TDS, oveja negra

La organización claramente ha prevalecido a OCC, CCC y UTMB, dejando a la TDS en un segundo escalón. Si no recuerdo mal el año pasado iba a ser la última edición, pero sea esto cierto o no me da la sensación que es ahora mismo una carrera para hacer caja de los rebotados de UTMB. Ha perdido el cariño Poletti... pero el bolsillo es elástico.

En mujeres Claudia Tremps ha mostrado un excelente estado de forma y sólo veo a la francesa Fiona Porte y la italiana Martina Valmassoi a un nivel parecido.

En hombres voy a apostar por Min Qi aunque también apostaría y no poco por Ludo Pommeret porque sí, porque un tío con 137 años de este nivel merece un respeto. Cristofer Clemente en un buen día tiene serias posibilidades.

OCC, la Golden chamoniense

Diría que es la carrera con más nivel e incluso diría que con diferencia. [Golden frunce el ceño] Sólo "representando" a España: Marta Molist, Sara Alonso, Sheila Avilés, Núria Gil, Anna Comet, Júlia Font, Mónica Vives o Virginia Pérez. Alucinante. Aunque falte la mitad creo que somos, con diferencia, el país que aporta más nivel a la categoría femenina. Del resto del mundo (parezco inglés o francés y su ombliguismo...) Eleanor Davis, Anaïs Sabrié o Mathile Sagnes. Merienda de negros va a ser eso, puede molar.

El nivel masculino es también excelente y aportamos también un buen número de corredores a la carrera sprint: Manu Merillas, Oriol Cardona, Antonio Martínez o Ricardo Chorta. Petro Mamu, Bart Przedlechesjewski, Robbie Simpson Nicolas Martin como nacidos en lugares incorrectos del mundo seguro que tienen algo que decir.

Creo que no estamos ante la edición más brillante y lustrosa del UTMB, ni de la semana en general. Ello no impide que siga estando a años luz de la siguiente. Por todo. Será una buena semana.
s

Mis Murallas del Alto Duero

viernes, 29 de julio de 2022

Tu valía deportiva llega hasta tu factor limitante más bajo.

En bici reencontré un muro importante en Montañas Vacías, "reencontré" porque no era algo nuevo, y tras dos años quería volver a intentar algo de bikepacking, ir en bici mola, vas lo suficientemente despacio para apreciar el entorno, lo suficientemente rápido para avanzar mucho al día y es lo suficientemente duro para ser motivador. Esta vez sería una ruta que encontré por casualidad por internet, más corta e iría solo, menos animado pero me permitía hacer las cosas a mi manera. Sin más pretensión que probar si he aprendido algo en dos años y si puedo seguir planteándome cosas en el futuro sobre la bici. 

Mi preparación fue ligeramente mejor, con algunos días largos y tratando de cuidarme el culo porque intuía que me iba a dar guerra pero no sabía cuánta. Tuve algo de suerte con el tiempo porque aunque pillé calor no fue excesivo y debía tener cuidado con el frío la primera noche. El diferencial de temperaturas sería de 30 ºC y es algo a tener en cuenta. Fui en régimen de vivac y con la mitad de la comida, tratando de ir ligero y ágil. Pero con bastantes dudas. Me siento cómodo con la bici, es parte de mis quehaceres deportivos semanales, pero siempre hago corto y rápido, no quería llevarme otra decepción pero las importantes dudas me hacían pensar que era una realidad probable.

Tan probable que tras sólo 25 km de ruta ya estaba molesto y no sabía qué había hecho mal, porque esa es una distancia normalita a diario y no acabo como estaba en ese momento. Molesto y muy desconcertado me paré para aplicar las primeras medidas. Crema que llevaba muy a mano a conveniencia y idea feliz que cambió el rumbo de la ruta: endurecer la suspensión trasera. Tiene su porqué. Con unos diez kilos extra en la parte trasera (bolsa y mochila) con la suspensión muy blanda quizá iba algo comprimida y 'chopper', hundida de atrás, eso hace que te roces de otra manera y que te resientas. Cambiado esto y con muchos mimos en forma de crema (probando una nueva, Muc-Off, me gustó el tacto, buena elección, no necesariamente mejor que la Assos) aplicada varias veces al día y una recuperadora un par de veces al acabar, mantuve la piel sana, libre de heridas y bacterias y sólo algo más allá de molesto, pero siempre tolerable. Y, sobre todo, recuperando de un día para el otro porque esa es la clave de las etapas.

La ruta, por el nombre se intuye, discurre cerca del río Duero, por zonas que fueron hace unos siglos la línea divisoria entre dos "Españas", dos visiones, dos mundos, la musulmana y la cristiana. Se suele resumir en religiones pero en realidad, como siempre, es poder, posesiones y dinero. Me encanta que la gente trace rutas por donde conoce, las comparta, se curre 'roadbooks', las difunda y sean gratis. No todo es una comunidad, región, provincia, junta o cabildo poniendo pasta para que una empresa privada haga el trabajo, existe margen para iniciativas sin ánimo de lucro, con la única voluntad de sus creadores y unos pocos recursos gratuitos que ofrecen algunas webs. Y nada más. Porque el altruismo a este nivel campechano es una riqueza y es de agradecer que se siga compartiendo conocimiento, tiempo y energías sin esperar nada a cambio. Ojalá nunca se pierda.

Elegí la ruta porque intuía que la zona era muy deshabitada (cosa que me encanta... si no tienes problemas), y en mi caso la adapté en el punto de salida y llegada, con lo que Almazán sería mi punto medio y la alargaría unos 30 km. Ya la cosa se iba a 330 km, más de 100 al día que me había autoimpuesto como límite para tener margen. Hay que contar que vas cargado, lo que ralentiza, no comes ni descansas como debes, y el desnivel, no mucho en este caso pero todo te hace ir más lento, nunca más rápido.

Cada vez me gustan menos los preparativos, no preparar en sí que me gusta prever qué puede pasar, llevar lo justo, pero no las dudas, las puñeteras dudas, que cuando no son pequeñas me atormentan ligeramente. Tengo bastantes malos recuerdos de otras aventuras y me costó un buen esfuerzo no mandarlo todo a la mierda. Me encanta alejarme de lo conocido, salir de una puta vez de casa y que pase lo que tenga que pasar, perder de vista todo y mirar sólo hacia adelante. Una vez has salido ya no hay dudas sólo incertidumbres, ya no hay problemas sólo soluciones y ya no hay que pensar demasiado, sólo actuar. Y echaba esto de menos.


La ruta la había visto de refilón, pero muy de refilón, sólo miré dónde dormir el primer día porque justo donde me pillaban los ciento y algo era una zona de cañones técnica y aparentemente difícil, con lo que ese fue el objetivo del día, pasar este cañón. Pero para llegar ahí tuve que cruzar zonas absolutamente inhóspitas del bonito sur soriano, donde la distancia entre pueblos es de docenas de kilómetros y cuando llegas a él no tienen prácticamente nada, la iglesia, el frontón, una fuente con suerte, y nadie o casi nadie en las calles. Y un incierto futuro. Me encantó esa zona, ver a lo lejos el yacimiento de Tiermes (donde me he "prometido" volver con calma) y afrontar esa zona de cañón que no era tan fiero como lo pintaban y aunque lento y con zonas de bajarse, me resultó divertido, porque como casi siempre, voy con mentalidad trialera: poner pies en el suelo lo menos posible. El oasis del cañón, lento y revirado me llevó su tiempo pero a la salida me encontré con un sitio ideal para acampar, 112 km después, muy bien de fuerzas, a buena hora y que consideré era el lugar ideal para parar. O eso creía. Porque pasé una de las peores noches que he pasado por ahí fuera, con un frío tremendo, sin apenas pegar ojo, levantándome con escarcha en la zona de los pies y con todo mojado por la humedad. Que un 1 de julio escarche, no me jodas. Me esperaba fresco pero no esto. Cierto que estaba a 1200 m de altitud, que la previsión eran 5 ºC, pero vaya nochecita, infernal y me quedo corto. Un par de horas para tratar de secar todo, salida algo tardía por ello y a por la segunda etapa.


Había leído que Arenillas era un oasis en el desierto de la despoblación, tuve una agradable charla con un local y poco más adelante por fin tuve cobertura para poder comunicar que todo iba bien, porque sí, había buenas zonas de sombra y lo único que hay es el clásico Movistar que funciona en extensas áreas más como un servicio público necesario que como una empresa privada (nada es gratis en este mundo y recibe por ello su paguina). Más adelante el bonito pueblo de Rello que tiene un increíble potencial turístico... si no estuviera en medio de ninguna parte y si estuviera más cerca del gobierno regional, una carretera o "algo" que evite su aislamiento. Poco después me subí a una atalaya musulmana absolutamente en medio de ninguna parte y cuando estaba a dos pisos del suelo comprobé que la escalera se movía con lo que no me dio mucha seguridad. Por supuestos seguí subiendo hasta arriba del todo. Me encantó el pueblo de Bordecorex y el entorno donde estaba enclavado. 



Y por fin Almazán, donde me di el homenaje de comer sentado, avituallarme con dos bocatas para la cena y pude descansar a la sombra. Era la mitad de la ruta.

La salida fue horrenda, una mezcla de calor, intentos de digerir la comida, largas pistas y molestias varias. Dos o tres horas de penalidades. Al pasar este bache y ver que avanzaba a buen ritmo me fui planteando pequeños hitos cada vez más ambiciosos y con los días tan largos de principios de verano el límite realmente son tus fuerzas. Las tuve y cuando recogí el agua de la noche y me recomendó otro local dónde parar supe que el día había sido bueno, buen recuerdo de Gormaz y su espectacular muralla, de la tontuna de cerrar fuentes en algunas plazas, de la subida de Quintanas de Gormaz (a cero, de pies digo) y de los 132 km que me pude cascar. Cuando encontré dónde iba a dormir daba palmas con las orejas, en un meandro de un pequeño riachuelo donde poderme lavar yo y la ropa, donde dormir en su arena blandita, con una temperatura cálida y de buen humor. Y para colmo dos enormes bocatas de jamón serrano (el único que existe, rechaza imitaciones "inglesas") y chorizo esperándome. Respeto las ideologías de cada uno pero qué grandísima decisión es a veces no dejarse influenciar por algunos cantos de sirena y meterse el rico embutido cárnico que comemos por estas latitudes con las papilas gustativas deseando recibir un chute de sabor. Cuán inmenso placer.


Si apenas pegué ojo la primera noche en la segunda me desquité, profundo e increíblemente reparador sueño, creo que merecido tras casi 250 km durmiendo horas y cuarto a lo sumo. Tocaba descansar y me levanté nuevo, de buen humor y con ganas de acabar la ruta. Tres días es una distancia muy manejable, el primer día es el de la novedad, el segundo el de ya estar perfectamente metido en faena, y el tercero huele a meta y da lo mismo todo. Al poco de arrancar llegué a la bonita localidad de El Burgo de Osma, me dejé un pie en unas piedras que aún me arrepiento no haberle dado un segundo intento, intuía que iba a discurrir la etapa cerca del Duero y más o menos así fue, caminos y carreteras locales muy llanas, rápidas, para avanzar bien, hasta que se me soltó el cable del cambio y unos diez kilómetros más adelante paré a apretarlo para disponer de marchas de nuevo, pero da una idea de lo llano que era si no tuve que parar de inmediato. Fue cerca de San Esteban de Gormaz, donde había una bonita iglesia románica que preferí visitar antes que el castillo. Románico a cascoporro, qué estilo más sobrio y qué bien han pasado los siglos por él. 


A partir de aquí te adentras en una zona solitaria, arbolada a ratos, en la margen izquierda del Duero y de nuevo muy aislada. Poco después dejé la ruta a la altura del espectacular monasterio de La Vid, donde aproveché para comprarme un helado en un restaurante al lado del monasterio como último descanso, y seguí mi ruta junto al río. Una posibilidad es alargar la ruta hasta donde se pone el Sol siguiendo el Duero, básicamente hasta donde quieras, pues bastante bien marcado y mantenido llega hasta la frontera con Portugal. Allá cada uno.

Cansado pero satisfecho puse punto final a una ruta que me resultó lo suficientemente exigente para dejarme tranquilo una temporada, me demostró que con el culo sano y sin la tripa vacía puedo hacer muchos kilómetros en bici, y que con un poco que te animes a salir la recompensa supera con creces las dudas y el esfuerzo.
s

+: Murallas del Alto Duero, Wikiloc

2021...

sábado, 1 de enero de 2022

365 días de entrenamiento después diría que mi año ha sido plano en lo deportivo, sin retos ni dorsales ha sido razonablemente tranquilo. Lo que sigo teniendo en mente se me escapa de nuevo por la imposibilidad de viajar, así que habrá que pasar página. Pero excepto esta pequeña frustración me ha gustado seguir saliendo todos los días a hacer algo que me gusta y que es tan parte de mi vida que no me la imagino sin mi sesión diaria de moverme.

La bici me sigue divirtiendo mucho, aunque quizá los 3100 km no sean mucho es, principalmente, debido a que no hago nunca largo además de que un par de meses al año apenas monto por frío y/o exceso de barro. Hay pocas cosas más excitantes que un peralte cogido a buena velocidad, una salvada de rueda delantera, un aterrizaje suave de un salto o no sacar el pie en una subida que hasta ese momento era imposible, por eso en los meses en los que la meteorología es incierta no perdono la bici, la disfruto mucho. Un neumático trasero (dos años), un pedalier que me suena y ya he adquirido y dos culotes caros (que ya me pueden durar) es todo lo que me he gastado en bici. Cuatro caídas, dos recientemente a 0 y 3 km/h, subiendo, por los pedales; una un poco más rápida por deslizar la rueda delantera, sin consecuencias más que en el orgullo; y la cuarta, de las feas, un descontrol importante yendo algo rápido y sin saber bien ni qué pasó, de hecho me faltan algunos segundos; pero tras el cabreo inicial, al ver que no tenía apenas nada para lo que podía haber sido me guardé mi orgullito y me volví sabiendo que ese día había tenido suerte. 

Errática natación, 171 km pero muy desigualmente repartidos. Sin objetivo swimrun por incomparecencia de compañero, cierre de piscina pública desde julio en connivencia con la empresa que la explotaba que casualmente tiene otra privada y, finalmente, unos problemas que arrastro en pantano, han hecho que en medio año haya nadado poco más de 45000 metros. Aunque ya me pasaba el año pasado, este se ha regularizado un problema "respiratorio" cuando nado en, al menos, dos pantanos: nado bien, voy teniendo mucosidad según pasa el día como si me hubiera constipado y cuando me acuesto los mocos hacen tsunami en mi nariz, sin poder respirar apenas y teniendo que dormir incorporado. Al día siguiente estoy hecho una piltrafa, como enfermo. Entiendo que algo de mi cuerpo reacciona con algo que tiene el agua pero sólo me pasa en agua dulce y lo paso francamente mal con lo que hasta he pensado en vender el neopreno y dejar de nadar en aguas abiertas. Una pena porque llevo varios años disfrutando de buenos días de natación en medio de la nada completamente solo y la verdad es que me ha gustado y me ha permitido descubrir cosas nuevas.

Y a pie 2500 km, kilometraje correcto al no tener objetivo a pie que es cuando de verdad me atizo (he llegado a hacer más de 5000), con lo que simplemente me mantengo, rodajes cortos y medios, un día de fartlek a la semana y trato en finde hacer un par de horas. En verano corro menos por el calor y para cuando me apeteció darme caña hice dos días de series y zas, lesión. Un isquio del que no sabía si se me había contracturado o hecho una pequeña rotura pero tuve que "parar" (correr algunos días muy molesto y despacio), ¡incluso fui al fisio!, que la verdad es que no me solucionó nada y cuando empecé a recuperar fue cuando dejé de toquetearme, ponerme electroestimulación y dejar de preocuparme: otro aprendizaje. Llevaba alguna semana pensando en hacerme una salida de distancia maratón y con esta lesión que me ralentizó unas seis semanas se me fue estrechando la ventana hasta que un día dije "o lo intento ya o se me pasa". Y sorpresa, me la hice y sin grandes problemas, con sólo un entrenamiento de 27 km en muchos meses y con buenas sensaciones. Cuando menos te lo esperas el cuerpo va y responde. Este verano me he dedicado también a tratar de comprender algo que me pasó en el verano de 2020: un día sin excesivo calor pero corriendo al mediodía como siempre, paré un segundo a quizá cambiar el podcast que iba escuchando y lo siguiente fue pegar con la cabeza contra el suelo, un 'hard landing' que no me gustó. Por supuesto seguí entrenando pero no tranquiliza desmayarte cuando vas por ahí corriendo solo. Este verano he concluido que cuando paro, a mear, a atarme un cordón o a lo que sea no lo puedo hacer de repente, mejor si ando un poco con la mirada al frente, supongo que será algún tipo de bajada de tensión pero haciendo pruebas ya creo que lo he resuelto. La otra forma sería correr evitando el calor pero eso es de perdedores, obviamente.

Para mi sorpresa mi maltrecho pie izquierdo va recuperándose con los años, con cuidados y tacto, sé muy bien los avisos que me da y por qué, no escatimo al cambiar de zapatillas y de hecho trato de tener un par nuevo en casa para cuando llega el día, cambiar, sin más. Porque es así, de parece-que-voy-ligerísimamente-molesto a me-molesta-todo-el-puto-día: la delgada línea que separa ambos estados es un entrenamiento de una hora, un día concreto y no hay vuelta atrás, las zapatillas mueren ese día, las lavo y guardo y no las vuelvo a tocar, el pie manda.

Y poco más. Un pequeño resumen de algunos días a pie y a por el 2022. Será bueno.

s


Related Posts with Thumbnails