Los Campeonatos del Mundo de Trail del futuro

miércoles, 13 de junio de 2018

En un medio francés, escondido entre varias otras cosas, tenemos una clave de cómo serán los Campeonatos del Mundo de Trail del futuro, casi pasa desapercibido, son apenas tres líneas, pero para mí tienen miga: los mundiales volverán a ser bienales y con dos distancias, corta y larga. Francia, Portugal, Italia, España y de nuevo Portugal han sido el experimento de hacer mundiales, primero anuales, y luego alternando la corta y la larga distancia.


¿Qué ha motivado a volver a la periodicidad cada dos años? Lo desconozco, pero creo que un campeonato algo más espacio permite varias cosas:

una, los campeonatos adquieren más relevancia, pueden trabajar con más tiempo;
dos, se puede cobrar un canon más alto dado que serán campeonatos más importantes;
tres, los agraciados con becas podrán cobrar las becas más tiempo;
cuatro, habrá menos competencia con otras carreras del calendario (Transvulcania este año, por ejemplo, Zegama el que viene... aunque estas polémicas sólo pasa en España, claro);
cinco, se adecua mejor a la cadencia del atletismo, bianual también;
sexto, se desestacionaliza con los Juegos Olímpicos porque será en años impares;
séptimo, el caramelo es más goloso para carreras con más solera y relevancia en el calendario (o "mal situadas", muy al principio del año), lo que le dará más credibilidad al campeonato;
octavo, los campeonatos nacionales tendrán todas las ventajas anteriormente mencionadas;
noveno, más fácil de cubrir por medios, de mover gente por federaciones, de buscar patrocinadores, etc.;
décimo, me lo quedo para mí.

¿Qué cambios implica? La IAU y la ITRA han gestionado los campeonatos de los últimos años, unos por ser el "brazo largo" de la IAAF; otros por ser el "brazo sucio", desde el mundial de Annecy. Hay un tercer brazo, WMRA -World Mountain Running Association- que estaba en tierra de nadie. Y el cuarto debió de ser skyrunning, pero desde que se mostraron hostiles en aquella reunión primigenia de la aún no concebida ITRA en Courmayer en 2012 (a partir 1h15'), se autoeliminaron (a pesar de que tiempo después intentaron entrar en la Federación Italiana de Atletismo, pero esa es otra historia). IAU cada vez pinta menos, ITRA es trail running, WMRA reclama su atención, hay dos distancias. Blanco y en botella, ¿no? Lo normal sería que la ITRA se hiciera con el control de la parte larga y WMRA quizá con la corta.

¿De dónde viene la idea? Mientras en este país nos desangramos en estúpidas peleas intestinas, otros siguen ordenando este deporte. ¿Quiénes? Francia sobre todo, pero no los únicos. Porque sí, los campeonatos franceses llevan varios años con este formato, corta y larga y concentrados en un único lugar en el mismo fin de semana, ¡qué casualidad, oye! Pero no solo. La Spain Ultra Cup el año pasado se alió con la RFEA y también tiene distancia más corta, M, aparte de la L. ¿Casualidad? No, claro.

Sin haber preguntado nunca, algunas carreras de prestigio han estado aguantándose las ganas de ser campeonatos del mundo, dejando quemar etapas, mientras otras aprovechaban la oportunidad en ágiles movimientos de organizadores y políticos locales (Penyagolosa entra en el UTWT y es Mundial, a la vez, con lo que puede tener un retorno de inversión mucho más alto que la prueba de Italia de la que no sabemos nada -ni sabremos- porque era un plan anual y punto, con poca perspectiva).

¿Dónde habrá futuros mundiales? Mi apuesta: Transgrancanaria (con Campeonato de España en Penyagolosa). Otras apuestas: Lavaredo, Templiers, Reunión, ¿UTMB algún día? (OCC y un recorrido creado ex profeso), Madeira, la que tenga presupuesto del UTWT (¿Istria?), pero pronto deberá cambiar de continente, China-Asia es un must y Estados Unidos cuando dejen de estar tan empanados, no lo veo a medio plazo.
s


Chartreuse Trail Festival (y 3): Maratour

jueves, 7 de junio de 2018

Cené forzado, dormí mal y casi no me entra el desayuno. Tres visitas al señor Roca -Monsieur Pierre aquí-, las piernas algo cansadas de ayer (recuerdo, +4h, -2300 m) y malestar general. Bien, oye. Y sin embargo nunca me planteé no correr ni hacer otra distancia que la maratón. Por qué. Porque no tengo pensado volver a correr esta carrera (como ninguna otra, no suelo repetir) y porque me gusta acabar lo que empiezo.

Intuyo que pueden ser bastantes horas en la montaña dadas mis sensaciones y ánimo en general. Así que esta vez sí salgo con mochila (con dos chaquetas impermeables, una de 100 gramos, para qué voy a andarme con cortavientos y gilipolleces), móvil grande para tener música y por si pasa algo, un paquete de kleenex vista cómo va la mañana y auriculares desde el principio. Como sigo estando a 20 m de la salida, aparezco a menos de cinco minutos, con poca moral y peores sensaciones, creo que no va a ser un buen día. Me enchufo la música e intento evadirme de los malos pensamientos. En estos momentos sólo se me ocurre no comer al menos hasta el primer avituallamiento a ver si vaciando se me asienta la tripa y me entra comida. No me apetece una mierda estar en una línea de salida en estas condiciones pero vamos a hacer lo que toca, hay que estar a las duras y las maduras.

A los pocos segundos de correr siento que la tripa va mejor, los tres o cuatro primeros kilómetros son de asfalto, más o menos llanos y me vienen muy bien para asentarme. No creo que pasaran 300 metros cuando ya se me habían olvidado los males, iba cauto, pero me iba centrando en lo que es una carrera, no en males. No tuve ninguna molestia ni tuve que hacer ningún 'pit stop', nada, olvidado: a veces las sorpresas son positivas.


Acabado el asfalto -porque es tal cual, final abrupto, hay un paredón enfrente y acaba la carretera a sus pies-, un poco de pista ya picando para arriba y luego sendero, que pica aún más. Se combinan subidas de andar, de correr justito, un par de cruces de arroyos, y rampón. En los primeros 8 km subes cerca de 1000 m, sin embargo no es demasiado duro, corrible con dificultad a ratos y pensando en lo que queda no se me hizo largo, iba con sensaciones majas, motivado y centrado. Coronado un pequeño collado, una bajada y un llaneo por sendero con algo de técnica. En 9 km, primer avituallamiento y cerca del desnivel mencionado estábamos en 1h10' un grupito como de 25 a cada cual con el culo más pelado. Me impresionó que la gente paraba 10" y tiraba millas, joder, dejadme respirar un poco, que no hice nada, sólo rellené un poco de agua y cogí dos puñaditos de mierdas, pero me pasó gente para aburrir. Voy a llegar a los rescoldos, porque desde luego que esta panda de estresados va a apagar el fuego sin mi ayuda.

El siguiente tramo de aparentes subidas con algún llaneo, falso, como siempre, pero ninguna subida larga. Lo que no sabía es que tenía sorpresa: barro a espuertas. No sé cuántos kilómetros de barro pestoso y coñazo, por senderos con raíces (¡barro y raíces, excelente combinación!) y tirando a coñazo. Y encima la gente, con la guindilla en el culo, apretándome las tuercas. Joder. No sé si alguna vez lo he sentido en mi vida, pero qué puto agobio, coño, a toda castaña, sin respirar un segundo, pegando patinazos y con unas prisas como si fuéramos a las rebajas, no sé, mal. De verdad que hubo un rato de un poco de agobio, que yo no estoy para estas prisas, que me pongo un dorsal de pascuas a ramos, y cuando me lo pongo suele ser para distancias largas, donde la carrera es contra ti, vas con calma porque te queda la de dios, no estás con unos cagaprisas que no te dejan ni levantar la vista del suelo. La verdad es que como muchísimo es bosque no hay tanto que ver, pero cuando clarea o estás por encima de la línea de los árboles las vistas son espectaculares. El trazado es muy bueno, lógico, como me gusta, es una vuelta a un gran circo pasando por las cimas del lugar -en nuestro caso nos saltamos la más importante por nieve-, sin revueltas ni chorradas, sin alargamientos para llegar a la cifra X ni tonterías, de hecho esta son 40 km, que podrían ser 42 si se quisiera, pero no, no tiene ninguna lógica añadir dos kilómetros adicionales que no van a ningún lado y que están basadas en una mentira histórica.


Por supuesto de llano había hostias en vinagre, las rampas no eran largas pero tenían su aquel, nos hartamos de barro, guardaré durante años la llegada a un collado y una increíble vista lateral del Chamechaude, a todo correr como si nos persiguiera una manada de búfalos... y llegaron los fantasmas.

No sé exactamente cuándo empezó ni cuándo acabó, pero aproximadamente entre el 15 y el 20 me vino el dolor del neuroma. He tenido lesiones musculares, tendinosas, me he roto algún hueso por fatiga, se me dislocó un día un peroné por lo mismo: nada es comparable al dolor y la limitación del tejido que transmite el dolor, el puritito nervio. Llevo unos 20 meses lesionado, he probado de todo, me han infiltrado, me han operado y no hay un gran avance. Dolorido y apesadumbrado, y sin necesidad de pensarlo demasiado, supe que no he encontrado la solución y que no quiero seguir así el resto de mi vida de corredor, si hay solución la tengo que encontrar, y pasar por lo que tenga que pasar. Pero no corro más que para disfrutar, de esta forma tan rara que algunos hemos escogido, pero los padecimientos me los busco yo si quiero, no vienen asociados al simple gesto de correr. No quiero esto. Este tramo es el recuerdo y la síntesis de unos 500 días, muchos decepcionantes, el resumen de casi dos años, y lo que me queda, de una lesión que no me ha limitado para muchas cosas pero que no me acaba de dejar ser lo que quiero ser.

Al enganchar una bajada de pista -de la poca pista que hay, un 75 % debe de ser sendero- me lanzo rápido al bajarme el dolor, luego un llano por asfalto hasta un puerto de montaña y me muevo en ritmos de vértigo, para mí. Segundo (de tres, no vamos sobrados de ellos, sin pega, sabemos a lo que hemos venido) y me descalzo para relajar el pie, como un poco, relleno... y hasta el siguiente, que no sé si es en el 30 o en el 36, dos informaciones de la organización dicen las dos cosas y se me ha olvidado preguntar: la verdad, me da lo mismo, voy a llegar igual a uno o a otro, no me preocupa y nunca voy tan justo de comida o agua para ir tan crítico en los kilómetros. De nuevo a subir, algunos tramos duros, y por primera vez siento un poco de hambre, llevo tres horas y es muy raro en mí aguantar tanto sin tener un bajón, que suele ser por hambre, el porqué aún no me lo explico. Es cierto que probé unos brebajes de Tailwind que amablemente me mandaron unos días antes, los estrené el día anterior, pero hoy es cuando me doy cuenta de que nunca he ido tan constante en la energía ni he tenido sensación de hambre atroz ni bajones escandalosos. Me parece a priori excesivo achacarlo a este producto, y me temo que no voy a probar de nuevo en mucho tiempo, pero me dejó sencillamente alucinado, y si es esto, tienen a un cliente por años, porque eso de no ir de lado a lado es una novedad, algún día espero probarlo en ultras y aclararme, pero por ahora, sobresaliente.

Cuando llego en las proximidades del kilómetro 20, el final de una carretera con unas bonitas vistas, a los pies de otra de las cimas locales (Charmant Som), tras un kilometrillo de asfalto picando para arriba, diviso a lo lejos gente y sarao, entiendo que es avituallamiento pero no me confío e hice bien: no había manduca, entonces es en el 36 o así, muy cerca de meta, el tercer y último avituallamiento. Desde lejos se veía también una subida de aúpa pero como es domingo y hay mucha gente pasando el día en el monte no sé si subirá por ahí. ¡Si es la más dura, los treil runers van por ella, dalo por hecho! Coñe, que echo los higadillos. Si lo de la comida ha sido una sorpresa, en las bajadas me he defendido decentemente (para mi inutilidad), no quepo en mi asombro en cómo he subido estos dos días andando. Nunca nunca practico andar conscientemente en montaña, si lo tengo que hacer dejo este deporte, así de claro, e iba como un tiro (o estaba rodeado de patanes, porque si no no se entiende, siempre me han arrollado en subidas pateando), y nada, que iba subiendo de lujo ¡andando!, ¡yo! Pues nada, no voy a pedir perdón. Al coronar, un tramo técnico y lento de sendero pedregoso y con escalones. A la derecha caída, pero no de matarse. Bueno, sí de matarse, pero hay que desearlo. No iba mirando mucho pero de reojillo hay unos metros donde te puedes salvar, entiéndase, si vas pegando 17 tropezones son ganas de matarse como viendo una peli en Antena 3, por entregas, vas a ir con el uy uy uy hasta que ya sí, te acercas al abismo y tienes centros de metros, pero vamos, en condiciones primaverales, sin nieve o hielo, no hay riesgo para la vida ni da yuyu.


Ese tramo con mi torpeza habitual, y con el añadido de empezar a ir cansadillo (unas cuatro horas de carrera), sin embargo nadie me pilló, y había tiempo, que era un tramo larguito. Lo de siempre, ya llegaré abajo, sin mucha prisa y sin pausa, el que me pase le dejo gentilmente adelantar -y otros lo hicieron conmigo, he visto buen rollo al respecto, tenía malas referencias de los vecinos del norte-, pero no, supongo que la gente no iría demasiado católica, porque hasta bien pasada esta zona y ya en bosque y sendero más normal, con algo de barro y justo tras calzarme una dolorosa hostia (segunda del finde), me cogieron dos, que incluso no llegué a perder de vista.

Poco a poco la bajada se fue suavizando, empecé a alargar zancada y entre los árboles veía el pueblo, hay que dar un ligero rodeo, no se entra directo, pero ya iba en modo 'racing' al llegar al último avituallamiento, saludos a gente del avituallamiento que conozco, un trago de agua, cojo algo de comida, y esta vez sí, ni 20" parado y a degüello, huele a mete y voy con fuerzas. Me meriendo fácil a los dos que me habían pasado en la caída, y como pollo sin cabeza, a meta.

Los cuatro o cinco kilómetros finales son épicos, subidas de andar corriendo, bajadas fuertes y llaneo final a lo que quedaba. En una buena subida me creo el rey del mambo por hacerla toda corriendo, giro 180º y un cabrón va y la ha hecho igual, me cago en mi padre, no le dejan a uno disfrutar de su ego, pues nada, a unos pocos metros de distancia te voy a pegar un palo que me podrás ganar pero te voy a hacer echar bilis. No se resistió más, mejor para los dos. Quedar el 88º o el 89º me da lo mismo, ese final tan anormal era por y para mí, porque sabía lo que iba a venir después. El último kilómetro raspaba el 4'/km, con fuerzas y entero. 4h41' para unos 39 km y casi +2100 m. Al cruzar la meta tuve la misma sensación que cuando llegué a aquella plaza de Chalco, México, un año ha. Me tomé unos minutos solo. Porque lo que viene después, supongo, serán unos meses malos, en barbecho, tratando de poner fin a una larguísima lesión y con la incertidumbre de cuándo va acabar esto y cómo, porque nadie garantiza nada. Está claro que una vez quitado el nervio ese seguro que no es el problema nunca más, pero si es que es esa la solución, la cosa va para largo.

He corrido bien, me lo he pasado de lujo, no nos ha llovido, he conocido una nueva carrera que me ha gustado mucho, todo ha merecido la pena. Estoy contento de haber corrido aquí, una gran experiencia. Quizá dentro de unos meses aprecie el empujoncito que también esos cinco kilómetros me han dado, porque intuía desde hace mucho que no tenía solución esto, que la operación de dejar espacio para el nervio quizá para aguerridos atletas no es suficiente, y si vuelvo a ver la luz y poder correr cuando y lo que quiera al final la decisión será la correcta. Nunca estoy feliz en una meta, suelo estar satisfecho si más o menos he hecho lo que debía hacer, pero el regusto amarguillo de esta espero que me dure una temporada, con la parte dulce de los buenos momentos, el sentirme competitivo, esas subidas atizándome, escuchando mi música y haciendo lo que quería, ese final de carrera.

Muy a mi pesar, paso de nuevo a modo paciente.
s

+: Chartreuse Trail Festival

Chartreuse Trail Festival (2): SkyTrail

viernes, 1 de junio de 2018

Me acuesto pronto, desayuno bien y como duermo al lado de la salida no aparezco por ella hasta cinco minutos antes. La verdad, descubrir que eran +2300 m me había trastocado un poco, por las bajadas más que las subidas, pero ya que estábamos allí lo íbamos a hacer, ¿no?

Aproximadamente un kilómetro de asfalto y sendero para calentar (a 4'27" y con alguna subidilla), no somos demasiados y no hay peleas a la entrada del sendero, se sube poquito, y en el kilómetro cuatro giramos a izquierda y encaramos un cauce seco que baja directamente de la montaña, paredón muy serio. Y es que la subida inicial (km 4-8) son 1000 m, es decir, un kilómetro vertical como el de ayer. Hablando de ayer, algo noté en las piernas, pero siendo sólo subida (y bajada muy lenta) no considero que afectase casi en nada -recuerdo, aunque son tres días no es una carrera por etapas, mucha gente hizo las tres pero no toda, y salían frescos, claro-, lo que de verdad afectaba era el soberano rampón en el que estábamos metidos. Mola descubrir nuevos sitios y no saber qué te espera, como suelo hacer, le echo un vistazo rápido al perfil y a la ortofoto y listo.

De hecho tan rápido que pensé a priori que había cinco avituallamientos y en realidad sólo hay uno, la confusión venía de que te ponía dónde recomendaban que comieses productos Isostar (colaborador de la prueba) y yo pensé que había manduca. Y no. Un avituallamiento en una carrera a ritmos medios de más de cuatro horas y quizá hasta las seis es muy poco, y el material obligatorio es minimalista (medio litro de agua, silbato, manta térmica), con lo que no demasiada gente, incluso sin temperaturas altas, puede meterse dos o tres horas con medio litro de líquido, así que a valorar cada uno.

El subidón acaba en la antecima del Grand Som, a unos 2050 metros de altitud, cerca del final hay algún paso de manos y algún punto concreto donde mejor no caerse pero no más, como vas mirándole el culo al que tienes delante no te distraes con potenciales despeñamientos. Costó como 1h15' la puta subidita, kilómetro nueve, buena pechada, un ligero cuasicresteo y para abajo, porque para sacar los -2300 m en 13 km hay que bajar varias veces y fuerte. No tengo problema en zonas técnicas, no me dan miedo, lo que no soy es rápido. Añádase que hago poca montaña y como siempre voy solo no me suelo complicar demasiado la vida (bueno, esto es matizable, claro, este año precisamente tocaba a achuchón por salida, porque con la puñetera nieve y alguna decisión errónea no recuerdo verme tantas veces cerca del hostiazo fatal en toda mi vida), y que estrenaba zapatillas. Para tratar de buscar soluciones a mi neuroma he hecho todas las probaturas del mundo, de material también, una semana antes me compré unas Altra Olympus y las estrenaba en montaña, con cierta inseguridad al principio. La primera mitad de esta primera bajada fue un desastre, nada nuevo en mí, pero causa frustración ver cómo te pasan sin remedio -y no considero que nadie me abrasase a lo bestia como en otras ocasiones- y perdiendo una minutada, había secciones de nieve en las que iba torpe (dos directamente de culo, segunda vez que lo hago en mi vida, la primera me costó un metatarso roto, Aneto 1999...), piedras con las zapatillas mojadas de las zonas de nieve, y sobre todo torpeza general. Pero como me lo sé era un poco de frustración y listo, es lo que hay. Cuando se iba suavizando y al rato de entrar en bosque me calcé una hostia maja, no veía el suelo por la vegetación y había una raíz con la que tropezar. Me hice daño en un hombro, no del golpe, sino de retener el brazo, dos semanas después aún me molesta nadando. Me descentró. Poco después estaba el avituallamiento, no paré dos minutos y me pasaron unos cuantos pero salí bastante rehecho y fresco. A subir. De aquí a meta era todo sendero, bastante vertical la mayoría y con mucha densidad arbórea, buen rampón para arriba, rampón para abajo. Considero que me fui soltando, alguno recuperé en subida, en bajada dejaba pasar para no ralentizar pero me iba mejor, y tras la bajada inicial, me sentí en carrera, en ocasiones bastante motivado recuperando tiempo en subidas y con ganas. Conocía a un colega que me era buena referencia, me caí justo detrás de él y se me había ido, y cuando le veía era un plus de apretura de culo, lo que me entretenía y motivaba, así pasé buenos ratos, centrado, sacando lo que sólo un dorsal saca de ti y con mirada de tigre a ratos. Vivo perfectamente sin dorsales, se me hace raro carreras "cortas", cuando haces una carrera larga corres contra ti y el desafío, pero lo disfruté porque me sentí competitivo -independientemente del puesto-, apretándome, siendo ambicioso a ratos, con ganas de coger a gente.


La bajada final fue un pequeño baño de realidad, algo lento, tuve una pequeña torcedura de tobillo, me molestó un poco el puto neuroma del pie y me cargué un poco los cuadríceps. Todo en cinco minutillos. Me dejó con un ligero sabor agridulce, aunque el arreón final para pasar a un par de rivales cerca de meta me gustaron. Me creo una punta de 3'40" o así.

4h07' para 26 km y no era el último. Copón. +2300 m, pero también moderadamente técnico, lento a tramos. Y ahora qué. Tengo tres posibilidades para el domingo, 12 -ni me planteo-, 23 -para lo que estaba inscrito- o 40. Pasaron algunas horas y me crucé con el organizador, le pregunté si podía cambiar de distancia, "por si acaso" me levantaba con ganas. Ni que decir tiene que era el plan que me gustaba pero no estaba seguro. Me dijo que sí. Y se abrió la oportunidad. A última hora de la tarde ya tenía decidido hacer la maratón, a ver qué pasaba, al final esto era sobre todo un test para el pie y la molestia final me había aportado indeseables dudas pero con lo que voy conociendo mi lesionado pie me dejaba intentarlo.

Cené mal, me costó mucho acabarla, puse el despertador a las 06h00 y me acosté a las 22h30 con el convencimiento de que haría la maratón.
s



+: Chartreuse Trail Festival

Chartreuse Trail Festival (1): KMV

miércoles, 30 de mayo de 2018

"Anda mira, un kilómetro vertical, podíamos correrlo".

Exagerando un poco, pero no demasiado, un rato antes de la salida estaba así. De centrado no tenía ni la c, con la digestión sin hacer y encima me confundo dónde está la salida. Querría haber hecho otra carrera pero no pudo ser, y me planté en este lado de los Alpes con alguna gana pero mucha inseguridad, porque el pie lleva cinco meses dándome la lata desde que me operé y cada vez tengo más claro que no tengo la seguridad para hacer nada potente. Pero bueno, para un kilómetro vertical sí que estoy.

El centro neurálgico del fin de semana es Saint Pierre de Chartreuse, un pequeño pueblo de los Alpes que tiene conexión internacional con Lyon, tercera ciudad de Francia y bastante bien conectada, por ejemplo con Madrid (Iberia Expres, EasyJet) o Barcelona (Vueling, por ejemplo). De ahí, con mucha oferta de coches de alquiler (úsese un comparador tipo Rentalcars), te plantas en 1h15' más o menos en Saint Pierre. El pueblo es pequeñito, un buen campo base para pegarse unas carreras por la zona, pero hay otra oferta turística cerca, con Grenoble, ciudad pequeña y chula, o Lyon, con bastante que ver. También puede haber planes alternativos, como alquiler de bicis eléctricas Rossignol en el propio pueblo, gastarte los dineros en la tienda Raidlight/Vertical y otras actividades outdoor.

Total que llego cinco minutos de la salida, me noto caliente para correr pero no para competir algo intenso... y me da que me he equivocado, pero ya no puedo hacer nada. La salida son cincuenta metros, curva a izquierda con paso en fila india y rampa maja. Me coloco relativamente delante, se sale antes del 'ya', me pilla algo despistado y entre el paso estrecho y los cabrones de los bastones, voy un poco tenso, pego dos acelerones para salvaguardar mis ojos de los inventos del Diablo -putos bastones, repito-, entro al pueblo bien colocado pero presintiendo que me he pasado de rosca. Miro el GPS y veo 165 ppm. Oh yeah. Ese es mi tope tope de cuestas a morir. No pinta bien. En los 30 m de llano intento relajar, pero empiezo a notar las piernas justitas. Cuando hacía mountain bike siempre me ocurría, las salidas eran importantes, siempre salía frío (había que colocarse delante, con tiempo, y te pasabas un buen rato parado) y en 300 metros estaba vacío. Esta era la misma sensación, las piernas entran en anaeróbico, te quedas vacío y empiezas a ver pasar la vida -y los rivales- sin posibilidad de recuperar a corto plazo. Empecé a penar, sensaciones de mierda, ritmo penoso y pasándome la gente por todos lados. A pesar de que el principio lo conocía y era relativamente suave -para ser un kilómetro vertical, se entiende-, sabía que poco después vendrían las rampas buenas, porque 900 m en 3,7 km dan idea de que tiene que haber soberanos rampones.

Sin fuerza, sin ritmo, vacío, algo revuelto. Mi primer kilómetro vertical me estaba encantando, oye. 25' tardé en recuperarme. 25 de 45. Una tontá, vamos. Cuando encontré las buenas rampas no era competitivo, no era corredor ni era nada, joder qué mierda, por qué poquito me he pasado -creo- y madre mía las consecuencias. La madre de todas las rampas, sin embargo, se me dio bien, un paredón espectacular que con un poco de barro no subes, y no exagero, pasé a un par de corredores (creo que los únicos de toda la carrera) y agonicé bastante. Conocía hasta aquí y no sabía lo que quedaba... y quedaba mucho. Una zona de pradera y buena visibilidad me supusieron algo de motivación porque se empezaba a acabar aquello, al fondo se veía un pico -La Scia- pero no sabía si se subía hasta arriba arriba, miraba a ver si veía algún monigote en la distancia, pero no atinaba a distinguir alguna camiseta llamativa. Sí, claro, se subía hasta arriba del todo, nos ha jodido, un tramo vertical, con piedras de las que cada escalón te llega a la cadera, pero siendo el final no tiene más misterio que acabar como sea.


Aparte de algún pensamiento de "qué hago yo aquí" y "soy un puto fraude", las sensaciones de auténtica mierda y el decepcionante rendimiento general, estuvo curioso, no me apasionó y no me veo corriendo muchos kilómetros verticales. Me gusta subir, no se me da mal, pero no me aporta mucho esto del kilómetro vertical, la verdad, qué le vamos a hacer, pero bueno, no está mal haber probado. Pedazo de calentón encima para tener que volver a pie, porque o alguien te va a buscar o te bajas a patita, cosa que me jode porque al día siguiente tenía que hacer 23 km y +1300 m*, ahí más o menos ya estaba seguro de que sí haría la segunda "etapa", son tres días -sin contar juntos en ninguna clasificación- pero yo iría día a día y sin tener molestias en el vertical, iría a por la siguiente. En fin, un poco decepcionado no por el puesto o tiempo, eso me da lo mismo, si no por la forma tan torpe de correr. De charleta, tratando de bajar muy suave para no cargar los 'quads', pero ya está hecho.
s

* Durante la cena descubrí que era un poco más, 26 km y +2300 m. ¡Jor!. Cara de gilipollas nivel dios. Claro, yo me preguntaba por qué salía a las 08h00 cuando serían unas tres horas de carrera, pero con esto de cuatro horas no bajo ni loco y más de uno y de dos se irán a cinco o seis, con lo que la hora de salida está más que justificada. Así preparo las carreras, qué caso el mío.



+: Chartreuse Trail Festival

2017...

lunes, 1 de enero de 2018

Recordaré el año ido por un neuroma y un viaje deportivo-turístico a México. Con muchos problemas cumplí el objetivo planeado, pero el precio a pagar fue alto durante la preparación y a posteriori. Porque desde finales de abril no entreno, hago deporte. Entrenar implica practicar una actividad física de una forma planificada con un objetivo específico. Y no ha sido el caso. El único objetivo serán mis Reyes Magos, pues el próximo 5 de enero me operaré del neuroma y espero, tras unas horas que no minutos de recuperación, volver a ser capaz de plantearme algún reto relativamente pronto. Porque aunque deseo más que pocas cosas en la vida vaguear tras una temporada intensa, a partir de ciertos meses empieza a crecer dentro de uno esa mezcla de mala leche, ansiaviva y ganas de apretarse las tuercas que llevo conteniendo unos meses por falta de incapacidad física, porque aunque uno es en general de poco pensar, a veces, sólo a veces, se toma las cosas en serio y no quería para mí otra temporada de dudas y dolores, y hasta que no tenga bastante claro que tengo el pie recuperado no volveré a entrenar, a pensar en grande y a tener algo sólo mío en la cabeza.

El objetivo fue, como hago desde hace décadas, más allá de lo deportivo, y no puedo estar más contento por ello, por guiar mi vida deportiva hacia estos derroteros y ver más allá de poner un pie delante del otro, no podemos encajar mejor esta visión y yo, no es casual, por supuesto. Tras mi aventura azteca no he dejado de hacer algo, un poco de esto y un poco de aquello, y me ha inquietado un poco que no me he sentido tan miserable como esperaba con tantos meses de inactividad forzada, inactividad entiéndase un máximo de 24 km corriendo ocasionalmente, bici y nadar. Lo que recientemente me ha llevado a cuestionarme si podría vivir sin retos a la vista. Creo que es la primera vez que me lo planteo.

El caso es que sí me he buscado/encontrado algún reto intermedio, un par de rutas en bici de montaña de en torno a los 200 km, una de tarde-y-mañana vivaqueando, y otra non-stop que me llevó 23 horas con un calentón considerable, con algunos minutos de vivaqueo pero esta vez no planeado. Y recientemente un 5k con dorsal -repito, ¡un 5k con dorsal!, ¡¡¡yo!!!- que me tuvo entretenido unas semanas. Hice un par de test a 3'35" -fuerte, sin morir- y 3'33"/km -a morir, muerto- para saber a cuánto salir, y confiaba en el efecto dorsal y el asfalto para bajar algo la media. Al final fue de 3'23"/km aunque no era asfalto e iba con zapatillas de montaña no ligeras. Y una tontería así me dejó la mar de satisfecho. Creo que es por volver a sentirme atleta, curiosa sensación que no esperaba volver a experimentar nunca más en mi vida.

Un año raro en lo laboral, malo en lo personal, complicado en lo deportivo, me hacen mandar el 2017 a tomar por culo con todas mis ganas y desde lo más profundo de mi corazón. No me quito la sensación agridulce, y aunque sé que todo es susceptible de empeorar, también puede mejorar.

Mis mejores deseos para el que lea esto. Vamos.
 
s

Related Posts with Thumbnails