Addenda: Trans 333

viernes, 5 de febrero de 2010

Pasado el tiempo, con las heridas bastante cerradas, y la mente con la serenidad que aporta la distancia, es momento de hacer balance. El deportivo ya está hecho... bueno, en realidad ni lo he pensado, sé en qué puedo mejorar, sé en qué no. Y sobre todo sé que no volveré a semejantes distancias, eso es insano. Bueno, si vuelvo ya me retractaré, que no pasa nada...

Este post es para los incautos que creen que ir a carreras es muy bonito, que se flipan con las fotos y las historias, y quien piensa que todo es maravilloso. ¡Y una mierda! Todo es una mierda, se sufre mucho, es carísimo y se te va la vida en cada carrera. Algo bueno también tendrán si a algunos nos hace repetir las mismas penurias, pero también hay que quitarle un poco de romanticismo: esto es asquerosamente duro, sucio, doloroso, pero, joder, lo que vives en unas pocas horas... Ganarle tiempo a la vida duele.

Acabo rápido con lo poco importante. El viaje fue perfecto, los hoteles increíbles, la comida bastante bien, el trato con la gente magnífico, la atmósfera apasionante. Si no hubiera sido por la desaparición del material, tendrían un 10.

Siempre guardaré en el recuerdo esta carrera, es otro paso en mi vida deportiva (y personal), un paso adelante, en el que me enfrenté a mis dudas; no me gusta salir de mi zona de confort, porque impone mucho. Pero menos aún me gusta quedarme en el sitio, ver que se me pasa la vida y no hago cosas por y para mí. Suena egoísta y lo es. Una carrera tan larga es egoísta, sabiendo lo desastre que es el organizador, no puedes dejar a nadie tranquilo en casa, ni lo debes estar tú. Y eso que antes no sabía ni la décima parte de lo que sé ahora. Es una distancia destructiva per se, es una puta animalada, te puedes buscar mucho tus límites, no tiene sentido. Nada tiene sentido. Cuando a cierto alpinista (Mallory) le dijeron que porqué el Everest, respondió el ya mítico 'Porque está ahí'. Conozco la 333, semejante respuesta no es suficiente, claro, pero en parte sí, porque es lo (casi) máximo que se puede hacer corriendo y en desierto. Porque está ahí. Es apabullante pensar en la distancia, me impone aún sabiendo que la he hecho, y a duras penas me imagino intentar algo superior, ni siquiera sé si me gustaría. De hecho, ni siquiera sé si me gustaba esa parte de la 333, soy atleta, me considero eso, y aunque la faceta aventurera me atrae mucho, quiero saber que puedo correr, lo que yo pueda, pero correr. Si tengo que ir con una mochila de 20kp o son 5000km non-stop, no tiene sentido el correr, es mucho más destructivo y lento que andar. Jamás pensé que la fuera a hacer, visto años ha, y sí, está en mis piernas. Y en mi cabeza.

Alain Gestin, el padre de todo esto, te propone un reto inmenso, en lugares preciosos y con dificultades muy cerca del límite de algunos de nosotros. Tuve la "suerte" (nada es suerte) de la magnífica compañía, de que la competición en sí saliera bastante bien, y de que pudiésemos llegar a meta. Te acercas muy lentamente, paso a paso. Llegamos, no fue un sueño. No es ninguna falsa (ni auténtica) elite, pero es de las poquitas carreras que he hecho en mi vida que considero que no están al alcance de todo el mundo. Entiéndase en el contexto, tienes que entrenar como un mulo, saber sufrir un poco, tener la cabeza centrada, no dudar, pero aún así creo que no es que necesites una mente y un cuerpo excepcionales, o yo no lo veo así, pero sí requiere de ciertas características que no creo que estén presentes en todo el mundo atlético.

La primera es, sin duda, el componente aventurero. Este tipo organiza en sitios magníficos, son retos soberbios... pero le añade ese extra aventurero que no todo el mundo acepta. Era mi décima ultra internacional en condiciones potentes, he visto bastante y, permitidme la soberbia, estoy bastante curtido en carreras, ambientes, y organizaciones. No sé quién tiene más experiencia en España en este tipo de carreras, en cantidad y variedad, y me da lo mismo compararme, creo que voy bien servido, llevo muchos años y tengo perspectiva; trato de ver las cosas no sólo desde el componente del corredor-cliente, y por eso me cuesta mucho criticar a quien monta carreras, primero porque intuyo lo difícil que tiene que ser (aparte de que he currado en montajes) y porque hay que ver las cosas con distancia. Por eso me sientan bastante mal los bocazas que sin ir, con poca experiencia, por intereses comerciales o sin saber leer entre líneas dictan sentencia.

Recuerdo un colega que dijo antes de la etapa larga de la Jungle: "aquí es donde se separan los hombres de los niños". Escrito (y leído) en un ordenador es de un fantasma que asusta; en ciertos entornos, en momentos puntuales, es la perfecta definición de lo que sientes, sea o no cierto. Porque las sensaciones son engañosas, porque los recuerdos son sólo eso y porque cada uno encontramos lo que buscamos. Tienes que quererlo.

La primera impresión que saqué de Alain Gestin fue la de que era un fanfarrón egocéntrico; y no voy muy desencaminado. No me gustaron algunas cosas que dijo, algunos comportamientos o maneras de actuar. Pero me mantuve al margen de eso, me es indiferente el ego de cada uno. Al final vi que era casi lo contrario, cuando hablaba de que nosotros éramos su familia puedes sentirte sumamente recompensado, porque de verdad le creía. Le creo. Tan divergentes opiniones son difícilmente reconciliables. Pero en realidad opinar sobre una persona, aparte de incompleto, no nos lleva a nada útil. Es un tipo que ha vivido aventura por todos los poros de su cuerpo; de los de antes, de raza, de los de los compromisos ilógicos; pocos saben que ha cruzado medio mundo y sus correspondientes desiertos a pie, sólo por esto ya merece un gran respeto, y es quien ha llevado las carreras de deiserto hasta un extremo inimaginable; todo ese componente se lo imprime a las competiciones que organiza, y aún no sé si esto es bueno. Porque una competición puede o no ser una aventura, pero en principio no vas a eso, o por lo menos no se percibe desde fuera así. Por esto digo que no son carreras para todo el mundo, porque hay que adaptarse a las circunstancias, porque pueden pasar cosas (¡y pasan... siempre!) y hay que enfrentarlas con otra mentalidad. Zen. Tai chi. Respirar profundo, lo que sea. Es la aventura. ¡Estás en las manos de Alain Gestin! Pasan cosas, no es broma, algunas serias, otras meras tonterías -como más de mil euros en material desaparecido-. Ha habido problemas de seguridad, corredores abandonados en hospitales, gente perdida por haber puntos de paso mal dados, gente cerca de la hipotermia por "imposición" de Alain, controles de paso inexistentes, etc.: hablo de temas importantes. El punto clave es la seguridad, sin duda, y no, no está bien cubierta. ¿Significa esto que no se deba ir? No, no necesariamente. ¿Si alguien me está poniendo en peligro aún así se puede recomendar ir con él? Puede. Piensa en ti y tus necesidades, piensa que no existe organización; lleva tu GPS y pilas para cruzar medio mundo, comida de emergencia intocable para muchos kilómetros, ropa de abrigo guardada aunque haga 40ºC a la sombra, agua de sobra, tu teléfono vía satélite, tu seguro de viaje. Ata cabos, nadie lo hará por ti. Estás solo. Y ve con mentalidad muy aventurera; quizá no pase nada, considero que durante la carrera la organización fue perfecta, pero si hubiera pasado algo no sé qué habría sido de nosotros. No puedes fallar. Ni dudar. No creo que por que algo suponga un riesgo haya que dejar de hacerlo. En parte es una pega, en parte es una carrera que no está al alcance de todo el mundo y que nunca estará masificada; no es ni bueno ni malo, sólo advierto de que seas precavido. Mola la "chaqueta única" con el 'Finisher Trans 333', pero tiene más de lo que parece, escrito por dentro; tiene asumir unos riesgos, tiene saber valerse por sí mismo, tiene una buena experiencia detrás, tiene muchas ganas de probar algo nuevo por uno mismo siendo partícipe del compromiso adquirido. No es una prueba para elegidos, es para gente paciente y con recursos. Para gente responsable. Nadie sin unas cuantas carreras a sus espaldas debería ir; nadie que no haya visto pender su vida de un simple resbalón tendría que imaginarse allí; nadie que no se haya probado en sus límites está aún preparado. No es que te juegues la vida, es que te la puedes jugar.

¿Merece la pena algo en lo que corres riesgo? ¿Qué necesidad tienes tú o tengo yo de hacer algo así? ¿Por qué? ¿Sin riesgo sería menos?

Un puto inglés en una inquietante conversación, nos clavó los ojos, y dijo:
"Volveréis, porque está loco.
Y vosotros estáis locos."
s

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Sergio intuyo que lo que dices tiene tanta verdad como que el sol sale para todos...
te lo digo desde mi corazón y escrito con lágrimas en mis ojos.
qué verdad , qué verdades dices.
sigo impactado por haber leido la biblia de un astronauta de su cuerpo y de su espíritu...
sin adulaciones , si tu blog era el mejor "técnicamente", ahora lo has superado enseñando lo que hay por debajo de tanta equipación... GRACIAS MAESTRO!!

ser13gio dijo...

Es sólo una impresión mía; la verdad no existe cuando está filtrada por unos ojos y una experiencia; si acaso, es mi verdad.
s

Anónimo dijo...

no tengo tanta esperiencia , pero coincido en tus reflexiones. Pero sobretodo , si de algo estoy convencido, (y lo desconocía antes de empezar a correr) es de que el mundo del atleta es un mundo de EGÓLATRAS, es triste, muy triste.........no me reconozco

ser13gio dijo...

Me queda el consuelo de que los hay mucho mucho más (alpinistas) que esos sí se juegan la vida... No me malinterpretes, un poco de egoísmo no lo veo malo ni dañino, hay que hacer cosas por uno mismo, desarrollarse personalmente, y hay quien ha encontrado esta vía para desarrollar parte de su personalidad, para crecer y para realizarse.

Eso sólo una vía, un instrumento, y lo triste sería sólo tener experiencias en el plano deportivo porque tu vida sería claramente incompleta. Pero de vez en cuando hacer cosas por y para ti es también muy sano.
s

juan.pradas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan.pradas dijo...

Esta todo escrito en estas palabras sensatas, lo malo, lo bueno, lo unico que representa esta carrera porque lo es.

Cuando esta uno alli en medio del desierto no es un sueño con fotos bonitas, no, no. Las fotos las disfrutas despues, mucho mas tarde.

Te "ganas" la vida paso a paso, cada metro dado es una responsabilidad, es tu responsabilidad.

Cada carrera tiene su ley.
Creo que antes de ir a la Trans333,uno tiene que aprenderse TODAS las leyes...

ser13gio dijo...

Gracias Juan Carlos.
s

Somal dijo...

"Ganarle tiempo a la vida duele"
Puede ser la mejor frase que te he leído nunca.
A mi nivel, muy inferior al vuestro, lo corroboro.
Preciosa entrada pelón!

ser13gio dijo...

Gracias bicho.

Todo esto lo hacemos por vivir más (¿y mejor?), pero es duro, muy satisfactorio, pero muy duro.
s

juan.pradas dijo...

Si una frase muy especial Somal.

Luego Sergio, que nos seria mas duro, quedarse en casa, ir a entrenar, ir por estos caminos de las Ultras ?
En el balance de todo esto, mi vida seria muchisima mas dura si no me pudiese escapar y perderme para luego "ganarme" la vida.

JC

ser13gio dijo...

Hombre, es que no todos tenemos a tanta chica cerca y necesitamos "escapar"... y verás cuando sean adolescentes... juo juo, te vas a vivir con Gestin...

Nos realiza, nos ayuda a crecer, nos sirve de exploración interior. Tengo muy claro que parte de lo que soy es gracias a lo que hago por esos caminos y desiertos, son parte de mí, no es un hobby, no es una moda, soy yo. Podría (o pude) vivir sin esto, claro, pero sería distinto, no sé si mejor o peor, pero distinto seguro.
s

Atalanta dijo...

Gran retrato de fondo Sergio. Creo que ese tipo de carreras están muy unidas al mundo del alpinismo. Sabes que literalmente te juegas la vida. ¿Por qué? Hay pesonas que nacen con ese algo inexplicable dentro. No se puede evitar y es muy difícil de transmitir a la "gente normal".
Yo no hago alpinismo probablemente porque no nací en una ciudad de montañas, si no, ya te digo yo dónde estaba.
No creo que nunca haga una carrera como la 333 porque como ya comenté en mi blog no la veo asumible, no me veo capacitado. Bien dices que se necesita mucho bagaje, se necesita experiencia y seguridad para adoptar ese compromiso espiritual con la carrera, imprescindible en ese tipo de retos.
Gran entrada, dagal.

JAUME TERES Y XESC TERES dijo...

Como me gusta ser "incauto".Tu espera que el tema de mi padre se solucione y pueda volver a volar lejos, o no, que voy a quemar los cuatro dias de vida atletica que me quedan.

JT

ser13gio dijo...

Atalanta, en efecto, el alpinismo es un buen ejemplo porque se sabe a qué se enfrenta uno y nadie debe esperar nada de nadie. Pero ese compromiso los competidores no lo tenemos, porque para eso estamos dentro de una competición, que se supone que nos arropa y protege, que piensa por nosotros y que nos debe sacar vivo si todo sale mal.

Jaume, no soy quién para decir quién debe o no afrontar este tipo de pruebas, pero está claro que hay gente que puede/debe y gente que no. No es cuestión de ser líder ni rebaño, es la forma de afrontar las cosas, y ahí tú tienes que saber si esta es para ti. No veo a mucha gente con la mentalidad adecuada, pero a unos cuantos sí.
s

Related Posts with Thumbnails